<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

«Ya no quieren moros ni negros en estas zonas»

Spitou Mendy, coordinador del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) en Almería




ALMERÍA HOY / 19·12·2018

Son días extraños para la comunidad inmigrante residente en la provincia de Almería. Así lo percibe, al menos, el coordinador local del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), Spitou Mendy, profesor senegalés que llegó a la provincia en 2001, y quien hace una valoración para ALMERÍA HOY del ascenso de Vox en localidades con gran peso de la población extranjera, así como del reciente incendio ocurrido en un paraje chabolista del Campo de Níjar que ha dejado dos heridos.

«Esto se veía venir», afirma al preguntarle, precisamente, por lo ocurrido en el asentamiento nijareño. En ese sentido, apunta a «la extrema derecha» y recuerda la actuación del alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, con las chabolas de 'Tierras de Almería' en 2015 «sin dar altas ni alternativas habitacionales». «No nos sorprende», añade con pesar.

«Ya no quieren moros ni negros en estas zonas; bueno, siempre nadamos en una contradicción, y es que cuando se vayan los trabajadores inmigrantes, ¿quién va a trabajar en los invernaderos? Hay gente que no tiene cabeza», lamenta subrayando que «estas personas vienen a mejorar sus vidas, se encuentran en situaciones tan complicadas, y les complicamos más todavía la vida».

Respecto al asentamiento de 'Tierras de Almería', apunta que «la primera chabola se construye en 2003, muy cerca del pueblo, y les prendieron fuego». «Las quemaron, y se veían obligados a alquilar literas en garajes por 80 euros».

Preguntado por si considera que ha aumentado el racismo en los últimos años en la provincia de Almería, contesta con un rotundo «sí». «Se comenta en todos los rincones. Se utilizan expresiones como "avalancha de inmigrantes" o "ilegales', o "llegada masiva" y todo esto. También tenéis parte de culpa los periodistas, porque el vocabulario que nos llega a los ciudadanos, el discurso que se emplea, nunca es un discurso multicultural e integrador. Nada de eso. Se repiten las cosas que dicen racistas, como los de Vox, porque hay mucha gente inculta que se cree ese discurso», asevera.

Spitou Mendy también señala a las administraciones públicas por «no respetar los acuerdos del año 2000 en El Ejido, donde habíamos acordado aplicar módulos para los temporeros». «Además, en los pueblos hay montones de casas cerradas que podrían servir de alojamiento», propone.

«Hay que estar en contra de que haya un barrio de inmigrantes, de gitanos marginados, de moros marginados, de negros marginados. No es posible en una sociedad moderna, en el primer mundo, en el siglo XXI. Por favor, es una vergüenza que la administración quede a merced de los agricultores, porque ellos son los que deciden. Porque esta mano de obra, tan apreciada pero solamente por su carga de trabajo, no tiene cabeza, en términos políticos, para votar. Y nos quitan derechos. ¿Por qué no valoran nuestra labor?»


Chabolismo en Níjar

Este medio ya publicó, el pasado mes de marzo, cómo estaban proliferando las chabolas en el Campo de Níjar ante la indiferencia de propios y extraños. Entonces, contábamos que ya había cerca de 3.000 personas viviendo en estas infraviviendas, muchos de ellos inmigrantes 'sin papeles' que son carne de cañón para las mafias y los empresarios sin escrúpulos.

Más recientemente, el periódico 'El Mundo' publicaba un reportaje donde calificaba a Níjar de «Calais español» precisamente por esa presión migratoria combinada con el ascenso de Vox en las últimas elecciones andaluzas.