<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

“La Administración española es muy miserable con las empresas que contribuyen con lo público”

El ministro de Cultura José Guirao ofreció las herramientas de que dispone su departamento para la rehabilitación de El Argar y el “paisaje cultural” de Antas, en colaboración con la Junta y los emprendedores del municipio


El ministro de Cultura en funciones, José Guirao, durante el firma en el Libro de Honor de Antas 

ALMERÍA HOY / 03·11·2019

El ministro de Cultura en funciones, José Guirao, mantuvo el pasado viernes un encuentro institucional promovido por el Ayuntamiento con vecinos, empresarios y arqueólogos, con el fin de conocer las herramientas de que dispone el Gobierno de España para la rehabilitación y puesta en valor del patrimonio geofísico e histórico del municipio, así como para conocer la disposición del Ejecutivo en ese objetivo.

Fue la inauguración de las Jornadas sobre Patrimonio Cultural, que comenzaron con la firma del ministro en el Libro de Honor del municipio, a la que siguió una visita a El Argar guiada por el Cronista Oficial de la localidad, Gabriel Martínez Guerrero, y continuó con una mesa redonda en la que intervinieron tanto el Cronista como el historiador Luis Artero, los arqueólogos José María Martín Civantos, Gonzalo Aranda, José Manuel Guillén, el editor Juan Grima, el próximo presidente de la Cámara de Comercio, Jerónimo Parra, así como el propio José Guirao, debate que fue moderado por Javier Irigaray, redactor de RADIO ACTUALIDAD, ACTUALIDAD ALMANZORA Y ALMERÍA HOY, además de presidente de la asociación cultural Argaria.

Durante su intervención el ministro apeló a la “responsabilidad social” de los emprendedores, a los que animó a sumar esfuerzos “por medio de una fundación para liderar un proyecto que debe contar con la necesaria colaboración de las administraciones, que no son tan ágiles y son dirigidas por personas que están de paso cada cuatro años”.

En ese sentido, el ministro en funciones reconoció que “la Administración española es muy miserable con las empresas que contribuyen con lo público, a las que en numerosas ocasiones ni tan siquiera agradece su colaboración”. Guirao reveló que el Ministerio está trabajando en ampliar las desgravaciones fiscales recogidas en la Ley de Mecenazgo.

El titular de Cultura del Gobierno de España ya había expresado su total disposición en el texto que antecedió su rúbrica en el Libro de honor del municipio, pero volvió a hacerlo durante el acto público celebrado a partir de las 18:00 en la Sala Hermanfrid Schubart del edificio del futuro Museo de la localidad, justo después de su visita al yacimiento de El Argar.

“La complejidad de Antas y del Levante almeriense consiste en que alberga en muy poco espacio una concentración brutal de yacimientos importantes”, afirmó el ministro, que cuenta con un conocimiento global del posible camino a seguir, porque comenzó su andadura política como concejal de Cultura de Pulpí, continuó como titular del mismo departamento en la Diputación provincial de Almería, continuó como director general de Patrimonio de la Junta de Andalucía y acabó en el Gobierno de España tras su paso por la gestión del Centro de Arte Reina Sofía y La Casa Encendida.

A continuación, el ministro expuso el panorama normativo actual y propuso líneas de trabajo a seguir.

“La actual Ley del patrimonio tiene como referencia la protección de monumentos o conjuntos monumentales. Singulariza las cosas, es decir, declara monumentos a un castillo, una iglesia, un casco histórico y su entorno, pero carece de una figura de protección más amplia como correspondería a un 'paisaje cultural', un territorio, como es el caso de Antas, mucho más amplio, cuajado de hitos que guardan una relación entre sí, y que ninguno de ellos se puede entender sin los otros. Esa es una línea en la que está trabajando el Ministerio en la actualidad, pero que no significa proteger todo el territorio, sino esos lugares y su conexión entre sí”.

“El proceso, largo, para proteger y poner en valor el rico patrimonio con que cuenta Antas debe comenzar por poner en común todo el conocimiento que se tiene sobre el territorio para identificar qué nos falta saber e investigar en ello”.

“El segundo escalón consistiría en la protección legal para evitar un mal uso que ponga en peligro la existencia de los yacimientos. A continuación, es preciso que el Ayuntamiento asuma un control exhaustivo sobre las parcelas que albergan esos lugares. Para eso es necesario iniciar los expedientes con el fin de obtener su protección legal por medio de la Junta de Andalucía, que es la administración con competencias en ese sentido. Y, finalmente, instar esa figura de 'paisaje cultural' que sí competerá al Estado”. “Una de las primeras acciones -añadió Guirao- podría ejercerse, mediante el Ministerio de Transición Ecológica, que dispone de fondos del 1,5% cultural, protegiendo la meseta de El Argar frente a la erosión ocasionada por las avenidas del río Antas”.

“Es fundamental una planificación a medio y largo plazo, así como la cooperación entre las administraciones. El Ministerio tiene un instrumento muy bien engrasado, que es el Instituto del Patrimonio Histórico, y la Junta tiene otro similar. Sería conveniente promover un acuerdo entre ambos institutos para encargarles las tareas de investigación, decidir dónde excavar en colaboración con las universidades, y, en paralelo, la Junta tiene su capítulo de inversiones y el Gobierno de España una herramienta muy rápida y eficaz, que es el 1,5% cultural, un instrumento de intervención directa del Ejecutivo de la Nación a petición directa de un ayuntamiento, para lo que es necesario que el municipio sea titular del bien en el que se interviene o tenga la cesión temporal por un periodo mínimo de 50 años. Lo primero que debe hacer el Ayuntamiento es hacerse con esa disposición, algo que no es difícil porque el aprovechamiento de un suelo que contiene bienes culturales protegidos es nulo”.

Guirao admitió que “el Ministerio puede empezar ofreciendo un impulso político sentándose con la Junta para establecer acuerdos de colaboración para, primero, proteger y, luego, invertir. Al mismo tiempo, puede también poner a disposición del Ayuntamiento las líneas de intervención del 1,5% cultural”.

“El proyecto que propone Antas es muy complejo. No es fácil, pero si se hace bien será ejemplar dentro de la Arqueología a nivel internacional. Evidentemente, la dificultad es proporcional a su importancia. He venido porque he entendido que el interés es trabajar en algo importante y los vecinos me están demostrando con su asistencia que asumen el proyecto con entusiasmo”.

Trabajar, planificar, convenir con las otras administraciones e invertir por medio de los ministerios de Fomento y Transición Ecológica, así como mediante convenios con la Junta fueron compromisos asumidos por el ministro en funciones durante una tarde y buena parte de la noche en Antas.

“En Almería no hemos sido conscientes de la importancia de poner en valor nuestro rico patrimonio cultural, y es hora de cambiar esa deriva”, concluyó Guirao.