<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Una joven profesora de H. Overa, finalista a la mejor docente de España

Aurora Soto en clase


ALMERÍA HOY / 23·11·2019


Esta joven murciana ejerce el magisterio en el Colegio Rural Las Estancias de Úrcal, y con apenas 31 años ha sido seleccionada como finalista para el premio Educa Abanca a la mejor docente de España. Fueron las familias de sus alumnos en el Álvarez Sotomayor de Cuevas del Almanzora quienes la propusieron y sus méritos la han llevado a las puertas de obtener ese galardón. Su visión de la Educación, y el compromiso con ella, la hacen, sin duda, una digna acreedora al mismo.



- ¿Cómo ha llegado hasta aquí?
- Primero estudié Magisterio de inglés en la Universidad de Murcia. En 2017 oposité y conseguí plaza en Andalucía. Después me gradué en Trabajo Social, obtuve un máster en Criminología y ahora estudio Derecho.
- Lo suyo es no parar de estudiar.
- Es que me encanta crecer como persona y, para eso, es fundamental avanzar continuamente en la formación. Y leer. Procuro transmitir a mis alumnos la pasión por aprender y el gusto por el conocimiento.
- Y unos conocimientos tan dispares como la docencia y el Trabajo Social.
- No crea. Se trata de materias más relacionadas entre sí de lo que puede parecer. Los maestros no podemos trabajar en Educación sin tener en cuenta el contexto en que se ubica el alumno. Es preciso saber si procede de una familia con más o menos nivel económico y cultural, porque en las aulas hay niños que viven en todo tipo de situaciones y nuestro deber consiste en que todos lleguen a rendir lo máximo posible. Por eso considero importante el Trabajo Social aplicado a la Escuela.
- ¿Qué asignaturas imparte usted?
- Me dedico a Tutoría, es decir, imparto a los niños de 1º y 2º de Primaria todas las asignaturas troncales (lengua, matemáticas, etc.), así como Valores, que es la que sustituye a Religión para los alumnos que no son católicos.
- ¿Cuánto tiempo lleva dedicada a la enseñanza?
- Ejerciendo, 4 años, porque estuve dos como interina en Murcia antes de obtener mi plaza en Andalucía.
- ¿Y en cuatro años ya opta a ser la mejor docente de este país?
- Bueno, yo estoy convencida de que hay profesores mejores que yo en todos los colegios de España, pero es muy bonito que te den ese título o llegar a la final. De todo esta historia me quedo con que han sido las familias las que me han valorado de esa manera. Que ellas reconozcan mi trabajo me hace inmensamente feliz.
- ¿Goza de buena salud la Educación en Andalucía y en España?
- Como en cualquier faceta de la vida, existen cosas buenas y otras susceptibles de mejorar.
- ¿En qué debería mejorar?
- Me encantaría que no existieran el fracaso ni el abandono escolar. También que todos los niños sean capaces de comprender un texto al leerlo. En cambio, no me gusta poner notas, porque considero que hay cuestiones más importantes que los contenidos que se evalúan en los currículos escolares. En España tenemos un grave problema con la comprensión lectora, y no me refiero sólo a los niños.
- ¿Qué se puede hacer para mejorar en ese aspecto?
- Los niños más pequeños, los de 1º y 2º de Primaria, no dominan la lectoescritura. Yo no puedo exigirles que me hagan una redacción, pero sí puedo trabajar con ellos para mejorar su oratoria. Les enseño a mirar a los ojos a su interlocutor y a gesticular adecuadamente con las manos cuando hablan con otros. Y, de esa forma, aprenden a hablar.
- ¿Cómo se las apaña usted? A esas edades es muy difícil mantener su atención.
- Es muy importante conseguir que participen, y que quieran hacerlo es síntoma de que hemos ganado su interés. Trabajo mucho con ellos el ‘feedback’, es decir, que sean ellos mismos los que indiquen a sus compañeros cómo pueden mejorar. También insisto en que comprendan que la perfección no existe; que ser imperfectos no tiene porque ser frustrante.
- ¿Son los libros escolares muy importantes para niños de 1º y 2º?
- Tengo que trabajar con libros, pero los uso como guías. Me preocupo en crear mis propios materiales y en estimular la imaginación y despertar el interés de los niños. Por poner un ejemplo, los alumnos se aburren cuando les encargamos que describan su casa en una redacción, pero no si les decimos que escriban sobre la casa en que les gustaría vivir. Eso les motiva mucho más. El objetivo del ejercicio es el mismo, pero de esta manera estimulamos, además, su creatividad.
- ¿Alguna frustración en su todavía corta pero intensa carrera profesional?
- Tengo la oportunidad de trabajar con niños con altas capacidades. Son los que antes llamábamos superdotados. Te das cuenta que no puedes avanzar con ellos. He conocido niños de 1º con una capacidad igual a los de 4º. Por desgracia, la ley no nos permite ayudarles en la medida que necesitan. La legislación no ayuda a los que sobresalen por arriba y acaba por desmotivarles.
- Acabamos Aurora, no hay más espacio.
- Quiero dar las gracias a las familias que valoraron mi trabajo. Somos un listado de 49 maestros seleccionados en cada especialidad, pero son muchos los que entran cada mañana con vocación en un aula. Eso es de agradecer por la sociedad.