<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Hablar sobre la quema de residuos tóxicos enerva a Holcim-Carboneras

La empresa niega que incumpla la ley y amenaza con una querella a ALMERÍA HOY.



ALMERÍA HOY / 04·05·2019

La compañía propietaria de la fábrica de cemento instalada en Carboneras, Lafarge Holcim, ha enviado un escrito a ALMERÍA HOY por medio de su abogado, Juan Verdú, en el que amenaza con emprender contra este medio acciones legales "de carácter penal" por hacerse eco de las informaciones reveladas por distintas asociaciones, como la Plataforma Andaluza Contra la Incineración y por un Aire Limpio (PACIRAL) o la Plataforma Por la Salud de Carboneras.

Más concretamente, el representante de Holcim alude a un artículo en el que se daba cuenta de la publicación en el perfil de facebook de ésta última de que "según cuentan trabajadores de Holcim, los camiones con residuos tóxicos llegan por la noche para ser quemados en el horno. La empresa cobra unos 6.000€ por cuba y le dan un plus a los trabajadores para que no hablen. LLegan residuos de toda Europa donde está prohibido quemarlos: productos farmacéuticos caducados, residuos de hospitales, neumáticos, drogas, plásticos, restos electrónicos y lo que no sabemos".

El artículo añadía que, según fuentes de Por la Salud de Carboneras, "la empresa paga el silencio de los trabajadores con sobresueldos de alrededor de 300 euros al mes, depende de la cantidad de residuos que se incineren", y que, además, "la empresa se beneficia de ese grave atentado contra la salud de los habitantes de la provincia. Por una parte, ahorra un importante dinero en combustible y, por otra, le eximen de las tasas de emisión de CO2".

También señala Verdú otra publicación en la que Por la Salud de Carboneras afirmaba que "la empresa paga el silencio de los trabajadores con sobresueldos de alrededor de 300 euros al mes, depende de la cantidad de residuos que se incineren".

"Lo que hemos denunciado es cierto -aseguraban desde la Plataforma-, aunque tal vez es posible que algunos de los datos que ofrecíamos fuesen matizables".

En ese sentido, el grupo reconocía que "decíamos que las cubas con los residuos tóxicos llegaban a la planta de noche, cuando hemos sabido después que lo hacen a lo largo de todo el día. También afirmábamos que la empresa percibía 6.000 euros por cada camión que quema y, sin embargo, le pegan fuego a mierda de varios precios. Entre otras cosas, también denunciamos la falta de transparencia al respecto, y les retamos a que, si tan inocuo es lo que incineran y envían al aire para que lo respiremos todos, que lo publiquen. Así estaríamos todos tranquilos. Cuando lo ocultan, es lógico pensar en que tienen mucho que esconder".

Tras calificar como "falaces, mendaces y descontextualizados" los datos vertidos en los artículos referidos, aunque sin negar en ningún momento que la compañía cobre por incinerar residuos tóxicos en sus instalaciones, y acusar al medio de no contrastar la información, pero sin tener en cuenta que a lo largo de 30 años que trabajamos la actualidad en el Levante almeriense, las sucesivas cementeras, incluida Holcim, no se han caracterizado por atender a la prensa y por una política ágil de comunicación, el representante legal de la empresa se limita a solicitar la publicación de una serie de eufemismos de forma sumamente exigente y echando mano a leyes dictando, así mismo, en base a esas leyes, cómo debe Almería Hoy abordar el tratamiento de una información, concretamente la respuesta que Holcim manda y que pide sea publicada "sin comentarios ni apostillas" como gran titular de nuestra página, es decir, "en la misma sección en la que fueron publicados los dos artículos anteriores".

En ese sentido, el representante de la empresa escribe "recuperación material o energética de residuos" para referirse a lo que todo el mundo entiende como quema o incineración de residuos, parte de ellos tóxicos, provenientes de diversos lugares de España y Europa.

Afirma que esa quema "se rige por una autorización ambiental integrada otorgada por la Junta de Andalucía", algo que en ningún momento se ha negado, y que no significa que no se incineren productos tóxicos, algo que está corroborado por documentación que la propia compañía cementera ha enviado a la administración autonómica.

En un alarde cuya calificación dejamos al arbitrio del lector, Holcim califica a los residuos que incineran  -insistimos que parte de ellos tóxicos- como "combustibles alternativos", adjetivo éste que suele designar a fuentes de energías renovables y ecológicas, y no a disolventes, plásticos, retales de moquetas y demás productos que no quieren incinerar en Holanda, el Reino Unido, el País Vasco, Murcia o Sevilla, por citar algunas de las procedencias de las basuras que se incineran en la cementera de Carboneras.

Holcim asegura que lo que hacen es "reciclar y valorizar residuos sin generar riesgo para el medio ambiente o la salud de las personas", cuando lo cierto es que las estaciones de la Junta de Andalucía que miden la calidad del aire en la comarca en 50 km a la redonda registran valores peores a los que se miden en el centro de ciudades muy pobladas y en polígonos industriales, siendo la propia cementera y la planta de Endesa, también en Carboneras, las únicas emisoras de residuos a la atmósfera que existen en la zona.

Para terminar, el abogado de la multinacional suiza afirma "que la empresa nunca se ha puesto en contacto con la plataforma Por la Salud de Carboneras con relación a este asunto, ni ha proferido amenazas contra la misma, habiendo procedido ésta motu propio a eliminar y rectificar su perfil de facebook”, mientras que desde la Plataforma citada aseguran que, si bien no se ha dirigido a ellos "el director general de la compañía ni el consejo de administración en pleno, sí lo han hecho empleados" que les han advertido sobre "las intenciones de la empresa de emprender acciones judiciales" contra ellos, por lo que insisten en que se han "sentido amenazados por Holcim hasta el punto de vernos obligados a borrar las publicaciones al respecto en nuestro perfil de facebook por temor a represalias".

Verdaderamente, las formas de Holcim parecen tratar de amedrentar más que aclarar. Su carta a Almería Hoy, rígida y severa, acaba con el siguiente párrafo:

"Sin perjuicio del apercibimiento que se le dirige a Vd. para que publique la anterior rectificación en el plazo y forma indicados, se hace expresa reserva del ejercicio de cuantas acciones nos correspondan en Derecho, de todas clases y sin limitación alguna, incluso de carácter penal si hubiere lugar, hasta ver corregidas las erróneas manifestaciones realizadas al respecto a esta empresa". 

Mientras se lee esta noticia, según la plataforma ciudadana de Carboneras Holcim sigue quemando con los permisos de la Junta -eso dice y debe ser verdad- toneladas de materiales de desecho provenientes de muchos otros países. Ese detalle no ha sido desmentido.