<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Críticas a «otro de los juguetes rotos del URBAN»

El socialista Manuel Vallejo denuncia el «abandono» de la plaza construida en la antigua perrera, en el casco antiguo




ALMERÍA HOY / 02·04·2018

El concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, Manuel Vallejo, ha denunciado el estado de «abandono» en que se encuentra la plaza construida sobre el solar de lo que era la antigua perrera, ubicada en la zona este de la Casa Consistorial, «otro de los juguetes rotos del URBAN», donde el equipo de gobierno del Partido Popular gastó más de 111.000 euros, procedentes de la Unión Europea.

Según el responsable socialista, esta actuación que debía haber contribuido a dotar de un nuevo espacio público que, además, embelleciera el barrio de casco antiguo, «finalmente, sólo ha servido para crear un cuarto de aperos donde guardar los materiales y herramientas de los operarios del servicio municipal de limpieza, y como lugar para que se organicen botellones, actividad ésta última que ocasiona importantes molestias a los vecinos, obligados a llamar a la policía, sobre todo durante los fines de semana».

En este sentido, Vallejo ha señalado cómo «a menos de un año de su construcción, la solería de la plaza, diseñada como un espacio diáfano con un jardín vertical, se hundió lo que ha venido provocando problemas de humedades a los vecinos, especialmente a los propietarios de las viviendas que linda con ella».

«Y es que la plaza se construyó sobre la propia tierra retirada durante la obra, que fue compactada bajo las losas y las escaleras, creando así una bolsa de terreno que absorbe el agua de lluvia, lo que genera humedades a la viviendas contiguas y está provocando el progresivo hundimiento del suelo», ha señalado.


Jardín vertical


Además, ha denunciado que «la vegetación, que era el elemento más representativo del proyecto y que debería haber sido lo más más vistoso de la plaza, se secó a los pocos días de su instalación, dejando a la vista el fondo de un muro, en el que se observan los restos de viejas construcciones colindantes, ya que ni siquiera en su día fue enlucido con una capa de cemento antes de colgar las jardineras».

A juicio de Manuel Vallejo, «este es un ejemplo más de cómo se ha gastado el PP los fondos de la Unión Europea, en proyectos que enseguida se abandonan porque no guardan relación con una estrategia integral de rehabilitación del casco histórico».