<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

El «largo» y «lento» divorcio entre Berja y Balanegra

La segregación está recurrida en los tribunales desde hace más de tres años por el alcalde virgitano, Antonio Torres


Vista parcial de Balanegra (archivo).


ALMERÍA HOY / 22·01·2018

Aunque Balanegra dejó de pertenecer al término municipal de Berja en verano de 2015, la segregación de la localidad 103 de la provincia de Almería no está, ni mucho menos, cerrada completamente, toda vez que este 'proceso de independencia' almeriense fue recurrido en su día por el Ayuntamiento virgitano, cuyo alcalde, Antonio Torres (PP), ya dijo que dicho proceso estaba «hecho como el culo».

Así las cosas, y según traslada a este medio la alcaldesa de Balanegra, Nuria Rodríguez (PP), el tema «aún está en los tribunales». «Es un asunto que lleva su tiempo. La justicia es lenta, este es un proceso largo, y parece que la intención del Ayuntamiento (de Berja) pasa por recurrir hasta el tribunal de Estrasburgo», recuerda la regidora.

Ciertamente, cuando el alcalde de Berja cargó con dureza contra la segregación de Balanegra, además de tirar de expresiones escatológicas, advirtió que su Consistorio recurriría a todas las instancias judiciales posibles, incluyendo Estrasburgo —actualmente el recurso está en el TSJA—.

Por todo ello, las relaciones entre Berja y Balanegra distan de ser las mejores. Ambos ayuntamientos están gobernados desde hace años por el PP, cuya dirección provincial ya ha avalado la 'independencia' balanegrense, y eso a pesar de que Antonio Torres compagina la Alcaldía de su pueblo con su puesto de diputado provincial en la Diputación, esto es, codo a codo con el presidente provincial de su partido, Gabriel Amat.

En cualquier caso, Nuria Rodríguez recalca que, a efectos prácticos, la segregación de Balanegra «es un hecho». Así, apunta que «no queda pendiente ningún trámite, ningún pago, nada, excepto el recurso judicial». La alcaldesa asegura que «nosotros funcionamos perfectamente, y ya no hay marcha atrás». «Sería inviable una reversión de la segregación», sentencia.