<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

“Se ha instaurado en Huércal Overa la dictadura de Francisca Fernández”

Cuando han pasado tres meses de que el acuerdo PSOE-Cs le apeara de la alcaldía, Domingo Fernández vislumbra las primeras fisuras en Ciudadanos y en el equipo de gobierno

Domingo Fernández durante la entrevista en los estudios de RADIO ACTUALIDAD

ALMERÍA HOY / 23·09·2019

El ex alcalde y portavoz popular describe un panorama en el que los ediles naranjas no se implican al 100% y votan cada uno por su lado; en el que los socialistas “no aparecen por el Ayuntamiento” y en el que la alcaldesa “no se fía de nadie”.

- Usted llegó a la alcaldía en la primera vez que lo intentaba pero le han apeado en la tercera.
- Así ha sido. El PP ganó en Huércal Overa por tercera vez consecutiva, pero nos quedamos a menos de cien votos de la mayoría absoluta. No obtuvimos el resultado suficiente para gobernar porque teníamos enfrente a unos rivales que en otro tiempo fueron militantes del Partido Popular y me vetaron.
- Algo les haría usted.
- Yo no les hice nada.
- Si no fue usted, sería el Partido Popular.
- Cuando digo que yo no les hice nada, quiero decir que el PP de Huércal Overa nunca hizo nada contra ellos, porque nosotros somos un equipo. Hoy, en 2019, los concejales somos casi los mismos que formamos equipo de gobierno en 2011.
- Pero para ser vetado, como usted dice, algo tendrán que reprocharle.
- De verdad que no sé en qué les hemos podido perjudicar. Considero que no han tenido suficiente paciencia con un equipo, como el nuestro, que no tenía experiencia alguna en la Administración.
- ¿No tendrá algo que ver que usted presentara un recurso contra la sentencia que obligaba al Ayuntamiento a indemnizar a Diego Ortega por haberle negado la licencia de primera ocupación a un edificio que construyó en tiempos de Luis García Collado [PSOE]? ¿Hoy habría hecho usted lo mismo?
- No lo sé. Tal vez le hubiéramos pagado. Es verdad que en ese momento se rompió la buena relación que existía entre nosotros, aunque nos seguimos hablando. La ruptura real se produjo durante el congreso local del Partido de 2014, en el que tras haber consensuado un candidato, en su lugar se presentó Pepe López y acabé ganándole yo. Yo le tendí la mano para integrar a su grupo en mi equipo, pero ellos querían gobernar el partido. Finalmente, montaron Ciudadanos en Huércal Overa y presentaron una lista bajo esas siglas en las elecciones de 2015.
- ¿Le dijo entonces algo, tal vez, que López no ha podido olvidar?
En absoluto. Tengo por norma no hablar mal de nadie, aunque en política se reciben muchas más críticas que halagos.
- Dice usted que Pepe López rompió un pacto sobre la presidencia del PP en Huércal Overa en 2014.
- Efectivamente, las dos sensibilidades que había entonces en nuestra agrupación pactamos poner al frente a otra persona, pero Pepe López rompió el pacto postulándose él y obligándome a mí, con su actitud, a hacerlo también.
- Y rompieron las relaciones entonces.
- Así fue. Quedamos para tomarnos unas cañas todos juntos en la feria al terminar el congreso, pero los de la otra parte no acudieron.
- ¿Ése fue el final de su relación?
- Lo que al final ha ocurrido es que hoy gobierna el PSOE en nuestro pueblo.
- Gracias a los votos de Cs. Algo realmente sorprendente en Huércal Overa.
- Es verdad que la historia nos sorprende. Recordemos que Cs, en nuestro pueblo es una creación de Diego Ortega y Pepe López, y Diego echó en su día del Partido a Pepe, que emprendió un éxodo por Gial y PAL. Ortega venía del Partido Andalucista y se integró en el PP, pero nunca pasaron el listón de los 6 concejales. El Partido buscaba un revulsivo y lo encontraron en mí, que creo que fui la opción número 25 de las que barajaron.
- ¿Qué concepto tiene usted de Diego Ortega?
- Le admiro como persona y por su constancia. Recuerdo que en 2011 me anunció que yo sería el próximo alcalde de Huércal Overa.
- ¿Fue él quien le inoculó el interés por la política?
- Yo soy de Overa, y el gusanillo por la política me viene de mi padre y de Blas 'el Botas'. Desde 1996, siempre he estado en el área del PP.
- Como esos ex compañeros que le han apeado de la alcaldía para gobernar desde Ciudadanos en coalición con el PSOE.
- En Huércal Overa ahora gobierna el PSOE y Cs le apoya.
- Y forma parte del Gobierno municipal.
- Pero Ciudadanos no gobierna.
- ¿Quiere decir que son una mera comparsa?
- Yo me limito a observar y decir lo que veo. María del Mar Meca [cabeza de lista de Cs y hoy primer teniente de alcalde] se limita a acompañar a la alcaldesa a todas partes, mientras que a Pepe López [el otro edil naranja] no se le ve por ningún lado.
- Pues está al frente de Obras y Servicios, que posiblemente sea la concejalía que más dedicación requiere. ¿Y dice usted que no se ve a su máximo responsable? 
- Le digo que Pepe López no está al 100%.
- ¿En qué porcentaje de dedicación diría usted que está?
- Como mucho al 5%.
- ¿Y qué opinión le merece María del Mar Meca?
- La verdad es que no la he tratado lo suficiente como para hacerme un idea de ella. La conozco de la farmacia y recuerdo que Pepe López la echó del PP en 2001.
- ¿Pero muestra algo más de dedicación que su compañero de filas?
- Hay que reconocer que le está poniendo interés. Siempre está al lado de la alcaldesa.
- ¿A ella sí se la ve dedicada al 100%?
- Tampoco diría yo eso. En tres meses de mandato aún no ha pisado el Centro de Servicios Sociales, y es la concejal responsable de Bienestar Social. Aunque igual lo atiende desde su despacho de vicealcaldesa.
- No le veo por la labor de acercar posturas con los concejales de Ciudadanos.
- En algunas cuestiones sí existe un acercamiento entre ambas formaciones. De hecho, nosotros votamos a favor de la propuesta de Ciudadanos para la dirección de la Empresa Pública en su Junta General.
- ¿Qué importancia tiene esa empresa en el ámbito general del municipio?
- Es muy importante para Huércal Overa. Es el órgano que presta la mayor parte de los servicios del pueblo y su plantilla supone la mitad de los trabajadores municipales.
- ¿En qué consiste el acuerdo al que han llegado?
- Creíamos que su dirección formaba parte del acuerdo de gobierno entre PSOE y Cs, pero algo ha debido fallar. Nosotros coincidimos con Pepe López en que, dado que la Empresa Pública se dedica a prestar servicios al municipio, su responsable debe ser el concejal de Obras y Servicios, es decir, Pepe López, que ha resultado elegido consejero delegado junto con la socialista Mónica Ruiz, y Antonio Jesús Ortega como gerente, y el consejo de administración quedó integrado por 3 representantes del PSOE, 2 de Cs y otros 2 de PP. María del Mar Meca votó en sintonía con el PSOE.
- Resulta curiosa, y a la vez muy significativa, esa división de opiniones en el seno de Cs.
- Es algo que tendrán que resolver ellos. En cualquier caso, Pepe López y María del Mar Meca no son del PSOE. Son 'peperos' cabreados con nosotros. Creo que tarde o temprano tendremos que confluir de nuevo. Yo nunca olvido que Diego Ortega y Pepe López son mis padres políticos. Aprendí mucho de ellos, aunque es verdad que hoy tenemos nuestras diferencias, pero he discutido mucho más con mi padre.
- ¿Insiste usted en que no les ha hecho nada? ¿tampoco ha dicho en campaña nada que les pueda haber ofendido?
- Sí es posible. Igual cometimos algún error y herimos alguna sensibilidad. Reconozco que a mí mismo se me fue la boca en alguna ocasión durante la campaña.
- ¿En qué se le fue la boca?
- Estoy arrepentido de lo que dije en ese momento y, como podrá comprender, no pienso repetirlo.
- Entonces, después de la Junta General de la Empresa Pública, ¿podemos decir que se abre una nueva etapa en las relaciones PP-Cs en el Ayuntamiento de Huércal Overa?
- Nosotros somos conscientes de que estamos en la oposición, aunque siempre abiertos a acuerdos como al que hemos llegado en el caso de que usted me habla.
- Y, en la otra parte, ¿cómo ve usted a la alcaldesa, a la socialista Francisca Fernández?
- La veo arrogante y mala gestora. Pero no es algo nuevo, es la misma percepción que tenían y me han confesado muchos alcaldes, entre ellos algunos socialistas, cuando era delegada de Educación. Digamos que va un poco sobrada. Habla de transparencia, pero no acude a los medios de comunicación, y la gente no entra en la web del Ayuntamiento. Le voy a dar un dato que puede servir de ejemplo. Yo aprobé que todas las facturas con importe superior a 3.000 euros tenían que ser aprobadas obligatoriamente por la Junta de Gobierno Local y no sólo por el alcalde o el concejal de turno y, después, habían de ser expuestas en el tablón de anuncios del Ayuntamiento. Pues bien, Francisca Fernández ha subido el listón a 15.000 euros.
- Cuando usted era alcalde, ¿cuántos concejales tenía liberados?
- Cinco o seis, no recuerdo con exactitud. El resto tenían dedicación parcial.
- Permítame que le diga que lo de la dedicación parcial ha sido un gran invento para ustedes y la excusa perfecta para tener a sueldo a todos.
- Pero, durante mis mandatos, las retribuciones de los concejales a tiempo parcial eran menores que las que hoy cobran los que sólo perciben gratificaciones por asistir a Juntas de Gobierno; y muy por debajo de los que están a tiempo parcial.
- ¿Qué echa usted de menos en el Gobierno municipal actual?
- Falta liderazgo. Los concejales no aparecen por el Ayuntamiento. Es la dictadura de Francisca Fernández, no de Francisco [Franco], que se ha instaurado en Huércal Overa. Todo pasa por ella.
- ¡Qué me dice!
- Da la impresión de que no se fía de nadie; ni tan siquiera de los suyos, a los que no exige más implicación en las tareas que les ha encomendado, aunque sólo en teoría, porque, como le digo, todo tiene que pasar por ella. Y a nosotros nos echa la culpa de todo. Cuando el Partido Popular llegó al gobierno hicimos pagos a proveedores desde el primer día. Solicitamos un préstamo de 600.000 euros para poder hacerlo. Ahora le hemos dejado un superávit de 1,1 millones en el último ejercicio, dinero en efectivo en todas las cuentas y la paga extra abonada a los trabajadores municipales. Que explique por qué no paga a los proveedores. Francisca Fernández ha cambiado la transparencia que prometía en campaña en un ocultismo atroz en el que todo pasa por ella. Habrá que preguntar a Ciudadanos si eso era parte del trato.