<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Las "pocas" banderas azules de Mojácar en peligro por la "desidia" de la alcaldesa

Aseos en mal estado, rampas y pasarelas rotas, ausencia de equipamientos y botiquines, falta de contenedores de recogida selectiva, o paneles informativos deteriorados, son sólo algunas de las deficiencias que ha encontrado en agosto el organismo inspector según el PSOE


Imágen captada en las playas de Mojácar

ALMERÍA HOY / 18·09·2019

El concejal socialista Manuel Zamora, afirma que “a pesar de ser el equipo de gobierno que nos sale más caro de la historia, desde que Rosa María Cano es alcaldesa ya se han perdido dos banderas azules que nunca se han recuperado, y su desidia, su nula capacidad de gestionar, puede hacer que se pierdan las tres que todavía conserva nuestro municipio”.

Zamora explica que el pasado 7 de agosto, en plena campaña de turismo veraniego, la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), envió un informe demoledor a Rosa María Cano sobre el estado de las playas mojaqueras, tras una inspección realizada por este organismo unos días antes.

Como es sabido, para que una playa obtenga la bandera azul debe reunir unos requisitos de calidad, que están relacionados sobre todo con las infraestructuras y los servicios. Pues bien, en su inspección de agosto los técnicos de ADEAC encontraron una gran cantidad de deficiencias en la mayoría de nuestras playas en general, así como graves incumplimientos de los requisitos para bandera azul en las tres que todavía gozan de esa distinción: Venta del Bancal, Ventanicas y Marina de la Torre.

Entre los incumplimientos, la ADEAC señala, por ejemplo la falta de papeleras y de contenedores de recogida selectiva de residuos en algunos lugares, paneles muy deteriorados y con información deficiente, aseos públicos y duchas en mal estado o no existencia de un WC adaptado a personas con discapacidad, pasarelas hacia la arena demasiado cortas o con tablas rotas, falta de material como sillas y muletas anfibias, falta de agua corriente en algunos lugares, casetas de socorrismo en malas condiciones o inadecuadas y sin material suficiente de botiquín, falta de sombra en torres de vigilancia, falta de megafonía para el servicio de socorrista, inexistencia de planes de emergencias específicos… y un largo etcétera.

“El inspector, en su informe de primeros de agosto, dio un plazo de diez días a la alcaldesa para informar sobre cómo iba a subsanar los incumplimientos. Sin embargo, Rosa María Cano ha continuado con su política de abandono y dejación de nuestras playas. Una prueba es que ni siquiera se ha molestado en arreglar los desperfectos causados por el vendaval de la semana pasada, que tiró a la arena las torres de los vigilantes y dejó suciedad en nuestras playas”, añade Zamora.

“No es normal que una semana después estén las torres de los socorristas por la arena, con la mala imagen que eso da a los turistas y ciudadanos que utilizan las playas este mes. Como tampoco es normal que un municipio, cuyo principal activo son sus playas, cierre los servicios de socorrismo y mantenimiento el 12 de septiembre, cuando lo que debería hacer es alargar la temporada porque nuestro clima lo permite”, insiste.

Barandillas peligrosas

Por otro lado, Manuel Zamora advierte que hay varios tramos del Paseo Marítimo que discurren por zonas elevadas que pueden resultar peligrosos para los más pequeños, unos por no tener protección suficiente, y otros porque la barandilla tiene los barrotes excesivamente separados “por donde cabe perfectamente, y se puede caer al vacío, un niño que se quiera asomar”.

Finalmente, el concejal socialista insta a la alcaldesa del PP a que “haga su trabajo”.

“Mojácar debe ser un referente turístico de primera categoría en nuestro país, de ello depende el trabajo de mucha gente y la economía de todos. La alcaldesa debería ser la primera interesada en que así sea, pero da la sensación de que la tiene tomada con la playa, con sus chiringuitos, y con los turistas que vienen a visitarnos”.