<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Comienza el juicio contra la mujer que prostituía refugiadas en Cuevas del Almanzora

El fiscal pide seis años de cárcel


El inmueble donde se produjeron los hechos que ahora se juzgan es conocido en Cuevas del Almanzora como La Fortaleza

ALMERÍA HOY / 18·09·2019

La Audiencia Provincial de Almería acoge hoy la vista oral contra una mujer relacionada presuntamente con una red internacional de trata acusada de obligar a ejercer la prostitución a una compatriota, a quien habría retenido con agresiones en una casa-cueva tras engañarla para que llegase a Europa en patera desde Libia.

La víctima, a quien habría convencido a través de un familiar "directo" de que podrían ayudarla a encontrar trabajo en España, pasó por un campamento de refugiados en Italia y, una vez en Cuevas del Almanzora , tal y como remarca el Ministerio Público, conoció que tenía que prostituirse, tras lo que vivió "atemorizada, amenazada y golpeada".

U.V.A., quien supuestamente actuaba como ´madame´, se enfrenta a un delito de trata de seres humanas en concurso con otro delito relativo a la prostitución por el que el fiscal pide seis años de cárcel y, al margen de la pena de privación de libertad, el pago de una indemnización a la víctima de 25.000 euros por los daños morales ocasionados.

El escrito de acusación del Ministerio Público, subraya la situación de especial vulnerabilidad de la mujer, "sin documentación, sin conocer a nadie salvo a U.V.A, sin apoyo económico o familiar y encontrándose en un país desconocido del que también desconocía el idioma".

"Sin otra posibilidad para sobrevivir se vio abocada al ejercicio de la prostitución, a estar todo el día a disposición de los clientes que solicitaran mantener relaciones sexuales con ella a cualquier hora del día, sin tener días de descanso y debiendo pagar la totalidad del dinero que obtuviese a la acusada en pago de una supuesta deuda de 30.000 euros", indica.

Macrooperación

La Guardia Civil liberó en marzo de 2019 a 39 mujeres nigerianas que estaban siendo obligadas a ejercer la prostitución y detenido a 89 personas, entre ellas 14 ´madames´, en una operación coordinada por Europol desarrollada en 12 provincias españolas.

Las víctimas eran sometidas en su país de origen a ritos de ´vudú-jujú´ y contraían una deuda con la organización criminal de entorno a 30.000 euros. Las mujeres eran controladas por ´madames´ nigerianas, la mayoría reclutadas tras haber sido explotadas anteriormente.

La red captaba a mujeres en Nigeria para trasladarlas a España vía Libia e Italia. Tras un periplo de más de 4.000 kilómetros desde que salían de Nigeria, algunas de las víctimas eran rescatadas de centros de internamiento para inmigrantes como el de Lampedusa, utilizándose para ello documentación falsa.

En la localidad de Cuevas de Almanzora las mujeres eran explotadas en el interior de casas-cuevas, viviendo en condiciones de extrema precariedad. Según explicaron desde la UCO, las víctimas cobraban por cada servicio entre 5 y 10 euros y los clientes eran nigerianos y senegaleses que trabajaban por la zona.