<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

“Han convertido Garrucha en un pueblo de mendigos”

El PP denuncia que el Ayuntamiento de la Villa ha vuelto “a la senda del endeudamiento” de la mano de la alcaldesa socialista María Antonia López, a la que acusa de haber puesto en marcha “una política de clientelismo de escobas y recogedores”


Juan Francisco Fernández, portavoz del PP en Garrucha

ALMERÍA HOY / 21·08·2019

Juan Francisco Fernández, ex alcalde y hoy portavoz del Partido Popular en Garrucha, asegura que las políticas “clientelistas” emprendidas por la alcaldesa María Antonia López Cervantes (PSOE) durante sus cuatro años de gobierno “han devuelto a nuestro pueblo a la senda del endeudamiento”.

Sin embargo, lo más grave para Fernández es que “los casi 7 millones que ha alcanzado la deuda municipal no se debe a ninguna inversión que haya servido para mejorar la vida de los vecinos, sino para crear una red clientelar”.

“El dinero público se está yendo en contratos de trabajo precario de escobas y recogedores, y en ayudas a la beneficencia. Parece que Garrucha, más que un pueblo de progreso y desarrollo se ha convertido en un pueblo de mendigos. Está lleno de pobres a los que es preciso ayudar a pagar la luz y el agua porque están acomodando a la gente a vivir de la mendicidad. Quien no quiere pagar el agua ni la electricidad o desee un vale de comida, no tiene más que pasar por el Ayuntamiento y solicitarlo, porque el equipo de gobierno se lo dará a costa de los impuestos que pagamos los demás ciudadanos. Creo que esa no es la solución”, apostilla el edil popular.

Fernández explica que “el Ayuntamiento no está apoyando a los necesitados, sino subvencionando a los que acuden a mendigar para comer, vestir y pagar la luz. Garrucha nunca ha sido eso, sino un pueblo de gente emprendedora que ha tenido sus negocios y pequeños comercios. Ese goteo de cantidades pequeñas pero constantes es la causa de la escalada galopante de la deuda y los impagos a proveedores”.

La “escalada galopante” sobre la que habla el portavoz del PP ha situado el déficit municipal en algo más de 6 millones de euros si sumamos a los 3,75 que alcanza la deuda viva con los bancos a 31 de diciembre de 2018, los 2,5 que el gobierno de la Villa confiesa deber a proveedores a esa misma fecha. “Una cifra a la que seguramente será preciso añadir los importes de las facturas que habrá sin contabilizar en los cajones. En cualquier caso, una cifra inasumible para un municipio como Garrucha”.

“Nosotros –añade Fernández- dejamos el gobierno con una deuda de 3,2 millones en operaciones financieras después de haber rebajado 10 millones a los 14 de ‘púa’ que heredamos de la anterior etapa socialista de Andrés Segura y María Antonia López”.

“Pero durante el último mandato, el gobierno de María Antonia López no ha pagado nada a los bancos y han añadido una póliza de tesorería que se han gastado íntegramente, habiendo dejado el Ayuntamiento a final del mandato, según los números que la propia alcaldesa nos ha facilitado, con una liquidez de 10.000 euros. Una situación realmente penosa. Deberían plantearse en serio la situación financiera del Ayuntamiento, porque de esa manera no es posible llegar muy lejos”.

“HUIDA ADELANTE”

“Sin embargo, en lugar de adoptar medidas de ahorro, los socialistas han emprendido en Garrucha una huida hacia delante, poniendo todos los huevos en el mismo cesto, esperando como agua de mayo para maquillar las cuentas el dinero del contrato de gestión del ciclo del agua, un procedimiento que de momento está suspendido y sujeto a varios procedimientos en los tribunales”.

“Además –afirma Fernández-, el contrato del agua no es nada más que un parche. Es como vender las joyas de la abuela. Pan para hoy y hambre para mañana. El equipo de gobierno socialista ha cambiado las cifras positivas con que cerrábamos los balances cuando gobernaba el PP por cuantiosas pérdidas anuales que redundan en los proveedores, quienes aún siguen fiándole al Ayuntamiento pese a que no están cobrando en un tiempo razonable”.

“El Periodo Medio de Pago a Proveedores (PMP) ha vuelto a superar los 365 días, cuando el máximo que hubo durante mis 8 años de gobierno fue de 161 días. La alcaldesa tuvo el valor de reprocharnos en el Pleno que nosotros nos dedicábamos a acumular dinero en vez de pagar a los proveedores. Eso es mentira, como lo demuestra que la deuda que existe hoy es el doble de la que había entonces. La alcaldesa miente a cara de perro”.

“Las luces de alarma de las cuentas municipales superan todos los límites y parámetros. No entiendo como el Ministerio de Hacienda sigue permitiéndoselo. Todos los informes trimestrales que les están enviando son negativos. El Periodo Medio de Pago a Proveedores de Garrucha es uno de los más altos de la provincia. Los proveedores tienen la esperanza de que vendiendo las joyas de la abuela y el patrimonio del municipio, como ya hicieron en el pasado, cuando enajenaron una parcela municipal para hacer frente a facturas generadas por las obras del aparcamiento público. Esa forma de proceder es ejemplo de una mala gestión, porque a lo único que se dedican es a crear empleos precarios y baratos”.

"FALTA DE RESPETO"

Por su parte, la alcaldesa María Antonia López Cervantes considera “una grave falta de respeto llamar mendigos a las personas que atraviesan momentos difíciles y acuden al Ayuntamiento, como administración más cercana, en busca de auxilio”.

“Es verdad que durante nuestro mandato han aumentado esas ayudas –añade la regidora-, sin embargo, creo que se trata de una cuestión de sensibilidad que Juan Francisco Fernández y el Partido Popular jamás alcanzarán a entender”.

“En cualquier caso, he de decir que todas las asistencias que realizamos para contribuir al pago de recibos de servicios básicos, así como de alimentos, se hacen en virtud de los informes que elaboran los trabajadores de los servicios sociales”.

“Y quiero insistir que los beneficiarios no son mendigos, sino vecinos en situaciones complicadas a los que no se puede faltar el respeto. Igual en esa actitud encuentra el portavoz popular una explicación a la pérdida de votos que sufre cada vez que se presenta a las elecciones”.