<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

El alcalde de Almería despide a "47 trabajadores que contrató 3 días antes de las elecciones"

El PSOE exige una solución porque el regidor "les prometió estabilidad y forman parte de un programa de 4 años"

Amparo Ramírez


ALMERÍA HOY / 28·08·2019

La concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, Amparo Ramírez, ha denunciado públicamente que el alcalde “va a poner en la calle” el próximo sábado, 31 de agosto, a 47 trabajadores contratados para desarrollar su labor en barrios desfavorecidos solamente tres meses después de haber comenzado a trabajar y a pesar de que son parte de un programa, el Plan de Zonas Desfavorecidas, que tiene 4 años de duración.

“Lo peor es que el alcalde, durante la recepción de los trabajadores y a tres días de las elecciones municipales, se comprometió públicamente con estos trabajadores a que tendrían una estabilidad laboral de 4 años. Los ha engañado, porque se comprometió con ellos a 4 años y les han hecho un contrato de duración determinada por tres meses, que no tiene posibilidad de prórroga”, ha subrayado.

También “ha engañado a los usuarios” de este plan, han remarcado los socialistas, porque “cada periodo de tiempo que se pierde dentro de la ejecución del mismo, que es lo que va a pasar ahora con la finalización de estos contratos, supone un dinero que se va a tener que devolver a la Junta de Andalucía, que articula el programa, y que no va a ir a lo que tiene que ir destinado, que es a unos barrios que lo necesitan mucho”.

PP, ausente por vacaciones

Eso ha llevado a que los empleados “estén preocupados, sin saber si programar citas con los usuarios con los que ya han comenzado a trabajar, por ejemplo ya que “aunque quisieran creer que hay una solución, porque el alcalde se comprometió a que serían contratos estables, desde el PP, que está ausente por vacaciones, no se les ha dado ninguna”.

De hecho, el único planteamiento que se conoce hasta el momento para la continuación futura del programa, y que no les ha sido transmitido por parte de ningún concejal del equipo de gobierno del Partido Popular, es “que ellos sean despedidos y se vuelva a abrir un procedimiento para contratar a otros profesionales dentro de las bolsas de trabajo que se abrieron para este Plan de Zonas Desfavorecidas”.

Mala gestión que no pasa en otros municipios

Ramírez, que ha reclamado al alcalde una solución para estos psicólogos, trabajadores sociales, educadores y animadores sociocomunitarios, ha explicado que lo ha ocurrido, además de “un engaño”, responde a “la mala gestión del Partido Popular”.

Y es que, según ha precisado, “las cosas se pueden hacer bien” y “existen fórmulas para hacerlo bien” como demuestra que, por ejemplo, otros ayuntamientos que están gestionando este mismo plan, enmarcado dentro de la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social y financiado con fondos europeos, hayan hecho contratos de obras y servicios de duración más larga y que, por su propio carácter, pueden ser prorrogados a los empleados”.

Además, incluso desde la propia Junta de Andalucía han indicado su criterio “para que se prorrogue la relación laboral lo máximo posible” ya que entienden “que la contratación del personal contratado dentro de la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social debe de ser estable a lo largo de la duración de la misma con el objeto de dar continuidad al desarrollo del proyecto”, además de advertir de que “la paralización de las actividades” podría ocasionar “reintegros de las cantidades subvencionadas” por parte del Ayuntamiento a la propia Junta de Andalucía.

Confianza perdida y vuelta a empezar

Cabe destacar que, hasta este momento, los trabajadores contratados han venido contactando con los usuarios de los barrios desfavorecidos con los que van a desarrollar itinerarios de inserción social y laboral. “Esa confianza ganada, se va a perder en nada como esto sea una vuelta a empezar”, según ha puesto el acento Amparo Ramírez antes de incidir también “en el despilfarro que supone formar a profesionales en determinadas tareas, como se ha hecho, para, a continuación, despedirlos y empezar de cero”.

El Plan para Zonas Desfavorecidas de Almería, que se desarrolla con fondos europeos en el marco de la Estrategia Regional de Cohesión e Integración Social (ERACIS), se lleva a cabo en cuatro zonas de actuación: Pescadería-La Chanca; Araceli-Piedras Redondas-Los Almendros; La Fuentecica-El Quemadero y El Puche.

Aunque la selección de los primeros técnicos para formar parte del mismo comenzó en noviembre de 2018, y de que en enero se recibió por el Ayuntamiento de Almería hasta 1,5 millones de euros para ponerlo en marcha dentro de la primera de las cuatro anualidades que tendrá, no fue hasta tres días antes de las elecciones municipales celebradas el 26 de mayo, cuando se contrató a los 47 trabajadores necesarios y que serán despedidos el próximo sábado.