<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

LOS VÉLEZ. Cuatro escapadas al interior de Almería


Panorámica de Chirivel tras una nevada.

ALMERÍA HOY / 09·12·2018

La comarca de Los Vélez se ubica en el límite entre las provincias de Almería, Granada y Murcia, dentro de la región almeriense, y aunque sólo la conforman cuatro localidades (Vélez-Blanco, Vélez-Rubio, María y Chirivel), abarca 1.145 kilómetros cuadrados del norte de Almería. Conocida por el fabuloso castillo de los Fajardo, pero también por su increíble Parque Natural de Sierra María-Los Vélez, recuperación aves, por sus pinturas rupestres como, por ejemplo, las de la Cueva de los Letreros, donde apareció pintada por primera vez la figura del indalo, símbolo de Almería.

Asimismo, no hay que olvidar que el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas, o incluso la teoría que sostiene que el río Guadalquivir no nace en la provincia de Jaén, sino en esta comarca almeriense.


María

En pleno corazón del Parque Natural de Sierra María-Los Vélez nos topamos con la hermosa localidad de María, donde unos 1.300 vecinos disfrutan de los encantos de la vida serrana a unos 1.200 metros de altitud, lo que la convierte en el tercer municipio más elevado de Almería, y el primero —y más pequeño— de la comarca velezana.

Ha sido noticia en los últimos tiempos por esa reivindicación según la cual el río Guadalquivir no nacería en la provincia de Jaén, sino que lo haría en la de Almería, y exactamente en Cañadas de Cañepla (María). Polémicas aparte, lo cierto es que en este pueblo agrícola podemos perdernos por sus lavaderos públicos, de siglos de antigüedad y restaurados para vecinos y visitantes, así como en su jardín botánico, sin desmerecer el rico patrimonio de María, con la iglesia de La Encarnación, de estilo mudéjar, y con la ermita de la Virgen de la Cabeza en la sierra. A todo ello hay que sumar el hostal, el albergue y el cámping, y, por supuesto, el área recreativa de La Piza. Destino especialmente indicado para los amantes del senderismo, del ciclismo y de la escalada, en buena parte debido a lo que ofrece la subida al Alto de la Burrica (unos 2.050 metros de altura).


Chirivel

El topónimo Chirivel tiene origen en la palabra latina Silvella, que significa bosquecillo. El origen del municipio viene de un conjunto de casas de labranza del señorío de Los Vélez que consiguió su independencia de Vélez Rubio en el año 1895. Sin embargo, por los yacimientos arqueológicos encontrados, podemos hablar de asentamientos en el lugar desde la Prehistoria.

Ubicada a 1.034 metros de altura, destaca su rica gastronomía (migas, puchero, caldo de huevos, gurullos, remojón, choto a la Pastoril, roscos de aguardiente, almendrados y suspiros). Y también hay que mencionar, claro, que dentro del Parque Natural Sierra María-Los Vélez se encuentra, situado en una altiplanicie a más de 1.600 metros de altura, el Monumento Natural Sabina Albar; se trata de un ejemplar único de sabina albar (Juniperus thurifera) al que se le calcula una edad milenaria. ¡Para no perdérselo!


Vélez-Blanco

El imponente castillo de Los Vélez es el lugar ideal para contemplar en panorámica las vistas de Vélez-Blanco; un castillo de sobra conocido cuyo interior se encuentra expuesto en el Metropolitan Museum de Nueva York. No en vano es uno de los principales activos patrimoniales de la provincia, siendo visitado cada año por miles de turistas.

Y no es el único atractivo; en la Cueva de Los Letreros fueron descubiertas diversas pinturas rupestres que contienen escenas relacionadas con las actividades que practicaban los primeros pobladores del sureste peninsular. El lugar, utilizado como refugio, forma parte del amplio Conjunto de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo, declarado por la UNESCO como Patrimonio Mundial. Contiene representaciones de lo que se denomina arte rupestre levantino.

La Cueva de Los Letreros fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1924 y en fecha más reciente Patrimonio de la Humanidad. En este abrigo rocoso se descubrió la figura del indalo, que representa un hombre que sostiene con sus manos el arco iris y que se ha convertido en el símbolo más representativo de Almería.


Vélez-Rubio

El pueblo más poblado de la comarca presume, con motivos, de su Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, que fue levantada entre 1573 y 1768 de acuerdo a los planos de Fray Pedro de San Agustín, y cuyas extraordinarias dimensiones la convierten en el edificio más emblemático del paisaje urbano.

En cuanto a los edificios civiles, destacaremos el Hospital Real, un edificio sólido adosado a la iglesia del Carmen, construido en 1765, de estilo barroco, con empleo del ladrillo y cajones de yeso blanco. Entre 1988 y 1991 se rehabilitó, siendo en la actualidad la sede del Museo de Arqueología «Miguel Guirao». Otro edificio singular encontramos en el barrio de El Fatín, se trata de la Almazara de aceite, probablemente la antigua tercia de la casa marquesal, construida, al igual que el anterior, con ladrillo y paños blancos.