Un Corte Inglés ruinoso y otro en 'stand by'

El único centro en la provincia de la conocida marca presenta pérdidas estructurales, y el previsto en la capital sigue paralizado por la burocracia


Maqueta del que sería el primer Corte Inglés en Almería capital.

ALMERÍA HOY / 26·09·2017

Una de las marcas españolas más conocidas y rentables de las últimas décadas ha sido El Corte Inglés, que con cerca de un centenar de superficies comerciales funcionando en toda España y con unos beneficios netos que el año pasado crecieron un 34%, no termina de asentarse en suelo almeriense.

De hecho, en la provincia de Almería sólo existe un centro con el sello 'El Corte Inglés': está en la localidad de El Ejido, donde abría sus puertas en 2010. En estos siete años transcurridos desde entonces, más que suficientes han sido las noticias acerca de su nula rentabilidad; pocos clientes, pocas compras, todo ello sumado a la última crisis económica, han convertido al centro comercial ejidense en uno de los más ruinosos de la conocida marca. Por supuesto que no es el único con pérdidas estructurales; según cifras publicadas en febrero de este año, existen hasta 22 de estas tiendas «ruinosas» repartidas por toda España.

Centrándonos en el caso ejidense, la pasada primavera conocíamos la pretensión de la cadena del triángulo verde para transformar algunos de sus centros Hipercor —grandes superficies dedicadas a la distribución de alimentación y bazar—, incluyendo el de El Ejido, para reducir así su espacio y ampliar su oferta gastronómica gourmet, además de modernizar el departamento de textil.

Claro que la única capital de provincia de toda la costa española sin un Corte Inglés es Almería. ¿Por qué? Por varios motivos, si bien entre los principales se encuentra la negativa de la Junta de Andalucía, allá por 2005, a aceptar el convenio a tres bandas firmado entonces por la empresa, por los dueños del colegio de La Salle —futura ubicación del centro comercial en la capital almeriense— y por el Ayuntamiento almeriense. Un convenio que, a pesar de los pesares, viene recogido en el borrador del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que lleva un retraso de varios años, y que está siendo revisado con lupa por el Gobierno andaluz. No obstante y en un principio, la Junta de Andalucía no ha incluido ese convenio entre las múltiples pegas que sí han puesto al PGOU que el Consistorio pretende aprobar.

Así las cosas, la empresa lleva desde 2005 tratando de instalarse en Almería capital; el Ayuntamiento ha ofrecido todas las facilidades para que se instalen en la ciudad, y los dueños del terreno donde quieren instalarse están encantados con la oferta realizada. Pero no hay fecha prevista para que esto ocurra. Como mínimo, debería aprobarse el PGOU —algo que no ocurrirá a corto plazo— y, si el citado convenio permanece en el documento, la pelota estaría entonces en el tejado de El Corte Inglés. Pero, hasta entonces, falta un largo camino por recorrer para ver el triángulo verde en la capital almeriense.