Termina la toma de datos que permitirá saber qué oculta El Argar

Un equipo dirigido por Gerardo Úbeda y Cristina Gómez aplicará una técnica pionera que mostrará en 3D los restos que permanecen en el subsuelo del yacimiento más importante de la Edad del Bronce en el Sureste ibérico

El equipo de arqueólogos ha empleado tres días en reconocer algo más de 3.000 metros cuadrados de la meseta de El Argar, en Antas. 

ALMERÍA HOY / 01·07·2020

La empresa almeriense Monumenta, especializada en trabajos de rehabilitación y restauración de patrimonio histórico, ha culminado la toma de datos en campo realizada desde el pasado viernes 26 de junio hasta el domingo 28, trabajos previos que, una vez analizados, permitirán conocer y dibujar en tres dimensiones los restos ocultos en la meseta de El Argar, en Antas.

Con ese fin, un equipo dirigido por Gerardo Úbeda (arquitecto) y Mercedes Cristina Gómez Bueno (arqueóloga) han utilizado equipos emisores y receptores de ondas electromagnéticas y láser que interactúan con las partículas de masa de tal manera que reflejan un mapa de todo lo existente en el campo explorado. El empleo conjunto de ambas técnicas es una técnica novedosa que se aplica por primera vez en la meseta arqueológica antense.

El área auscultada en esta primera fase comprende algo más de 3.000 metros cuadrado, casi la mitad de la extensión de toda la meseta que atesora el yacimiento más importante de la Edad del Bronce en el Sureste ibérico. La zona examinada incluye toda la que ya fue sometida a un levantamiento con técnicas magnéticas a principios de los años 90 por el Instituto Arqueológico Alemán bajo la dirección de Hermanfrid Schubart y Oswaldo Arteaga, más otro tanto en extensión adicional.

Además de los citados Úbeda y Gómez, en los trabajos han participado los arqueólogos Jesús García Sánchez, Adrián García Rojo y César Ordás.

La empresa almeriense Monumenta es reconocida como una de las más importantes en restauración y rehabilitación. Actualmente participa en los trabajos que se están llevando a cabo en el Anfiteatro romano de Mérida, y su curriculum cuenta con intervenciones en monumentos de la relevancia de la Alcazaba de Almería, el Teatro romano de Málaga o el Plan Director de restauración del Cerro del Espíritu Santo en Vera.