<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

El acusado de asesinar a un hombre a tiros afirma que actuó por "seguridad" propia tras ser atacado

La fiscalía le reclama 23 años de prisión por asesinato, lesiones y tenencia ilícita de armas.



ALMERÍA HOY / 06·03·2020

El joven acusado de asesinar a tiros a un hombre a la salida de un pub en El Ejido (Almería) tras haber mantenido una discusión con él motivada por un transporte de marihuana ha asegurado este jueves en la segunda sesión del juicio con jurado que actuó por "seguridad" propia tras haber sido amenazado con una navaja por un familiar de la víctima mortal, quien según su versión, también portaba una "pistola plateada" en el tobillo que estuvo a punto de desenfundar.

M.C.C., para el que la fiscalía reclama 23 años de prisión por asesinato, lesiones y tenencia ilícita de armas, ha variado sustancialmente la versión que ofreció en la fase de instrucción y ha asegurado que, tras alejarse a pie de la inmediaciones del pub Infinity, al que había llegado a media tarde, volvió solo al lugar de los hechos porque recibió la llamada de su amante, quien le pidió que acudiera a recogerla.

En este sentido, ha exculpado a F.D.C.G. y A.L.F.F., para quienes el fiscal solicita ocho años y nueve meses de prisión ante su presunta participación como cómplices, al asegurar que volvió al lugar de los hechos tras coger su vehículo en las proximidades de su vivienda, de modo que, según su versión, sus acompañantes con los que habría estado "bebiendo desde las cuatro de la tarde" del 4 de febrero de 2018, no habrían acudido para bloquear las calles de salida y facilitar su huida del lugar.

Fue sobre las 3,00 horas ya del domingo cuando, según el acusado, se percató de la presencia de la víctima, con la que tuvo una fuerte discusión en el establecimiento en la que le reclamaba el dinero. Tanto ellos como sus acompañantes fueron expulsados del local, de modo que la pelea continuó fuera.

Frente a la versión relativa a que el acusado volviera media hora después al lugar en un coche armado para matar de varios disparos a la víctima bajo un plan concertado con los otros dos acusados, M.C.C. ha afirmado que solo regresó porque su amante le pidió que fuera a recogerla tras asegurarle que en las inmediaciones del pub ya no había nadie. No obstante, decidió acudir armado con una "pistola de pequeño calibre" que contenía "dos balas" y que había adquirido por 150 euros en el mercado negro.

Fue con este arma con la que, según su versión, se defendió después de que, tras bajarse del coche que dejó en marcha frente al pub, el sobrino de la víctima mortal se le "tirara" con una "navaja abierta" para pincharle, por lo que le dio con la culata. Ante esto, el perjudicado habría echado mano a su tobillo para buscar su arma.

"Solo pegué un disparo", ha asegurado el acusado, quien según su testimonio, abandonó el lugar sin compañía y sin saber si había impactado en la víctima, de modo que tras hacer una parada en su casa para recoger a su esposa y sus hijos, se marchó a Granada.

El acusado, quien ha achacado las contradicciones con su primera versión al cambio de su defensa legal, ha reconocido no obstante que conocía a la víctima con anterioridad, ya que le había ofrecido participar en un transporte de marihuana hasta Girona por 6.000 euros; un negocio que aceptó en un primer momento pero que después habría rechazado, momento a partir del cual comenzó a recibir "amenazas" y reclamaciones para que devolviera "el doble" del dinero recibido, aunque ya había gastado una parte de dicha cantidad.

Durante la vista, en la que la magistrada-presidenta ha expulsado a una persona por usar su móvil y ha advertido a los asistentes a la vista que se abstuvieran de mantener contacto con los jurados so pena de ser detenidos, el principal acusado se ha declarado adicto a la cocaína, ha incidido en que había bebido durante toda la tarde y que, en el momento de los hechos, atravesaba problemas económicos y personales.

Por su parte, los otros dos acusados se han distanciado de los hechos y han asegurado a preguntas de las partes que ellos se fueron a sus casas tras la pelea que tuvo lugar en la calle para no volver al lugar de los hechos. Así, mientras que A.L.F.F. ha dicho que se fue en su coche, F.D.C.G. ha indicado que se alejó con el principal encausado a pie.

Asimismo, han indicado que no fueron conocedores de lo que había ocurrido hasta el día siguiente, cuando la Policía Nacional se personó en casa de A.L.F.F. para practicar su detención; lugar en el que también estaba F.D.C.G., quien había ido esa misma mañana, según ha explicado. Los supuestos cómplices han negado que vieran en las peleas anteriores a personas con navajas, y han atribuido este cambio de versión a sus anteriores defensas legales.