<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

El presunto violador de las Cuatro Calles dice que pagó a la joven "50 euros por adelantado" y "sólo hubo sexo oral"

La mujer lo niega y responde que no opuso resistencia porque "él es un hombre grande, estábamos solos, yo estaba bebida y me daba mucho miedo que me pudiera hacer más daño"


El presunto violador y la supuesta víctima se conocieron en un local de las Cuatro Calles. Foto: Pablo Requena.

ALMERÍA HOY / 05·02·2020

El acusado de agredir sexualmente a una mujer a quien conoció en un local de copas de Almería y a quien luego habría abandonado en la playa ha afirmado este martes al tribunal que le enjuicia que las relaciones fueron "consentidas" y que "le pagó por adelantado 50 euros".

"Hablamos en el baño del bar de mantener relaciones y le pagué por adelantado pero cuando ella vio que llevaba más dinero en la cartera se puso como las locas y me pidió otros 50 euros. Me dijo que me iba a denunciar si no entraba por el aro", ha asegurado en la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial.

A.C.G., quien se enfrenta a una petición fiscal de diez años de prisión, ha situado en el lugar en el que se produjeron los hechos que se remontan a 2015 en el interior de su coche, "en un descampado por detrás de la Alcazaba" y ha indicado que la denunciante iba "bastante bebida" y que habían estado consumiendo estupefacientes.

"Me fui con ella porque los camareros del bar me dijeron que era de fiar", ha apuntillado a preguntas del Ministerio Público ya que no ha sido interrogado por la defensa. A preguntas de su abogado en sala ha señalado que "sólo hubo sexo oral".

La mujer, quien ha prestado testifical protegida por un biombo, ha negado en todo momento la versión ofrecida por el acusado y, en un testimonio en el que ha resaltado "los muchos años" que han pasado desde los hechos, ha remarcado que no fue "voluntario".

"Yo no quería; le dije que no, que no. Él me ha violado y luego me sacó a empujones del coche, me dejó sola en la playa y tuve que pedir ayuda en la desaladora. Luego fui al hospital", ha subrayado.

Ha precisado que "todo pasó dentro del coche" y, a preguntas del Ministerio Público sobre la "inexistencia de lesiones", ha trasladado que no se "resistió porque tenía miedo". "Él es un hombre grande, estábamos solos, yo estaba bebida y me daba mucho miedo que me pudiera hacer más daño", ha dicho.

También ha reiterado que, frente a lo sostenido por A.C.G., que no consumió estupefacientes, que él se "ofreció" a llevarla a casa "tras estar hablando en el bar", y los hechos ocurrieron en la playa. "¿De qué dinero me está hablando? no hubo ninguna conversación de dinero, no cobré, ni me lo ofreció", ha concluido a preguntas de la defensa.

En el trámite de conclusiones, la fiscal ha elevado a definitivo el escrito de calificación provisional en el que, al margen de la pena privativa de libertad, pide pena libertad vigilada por un periodo no superior a diez años y al abono de una indemnización de 3.500 euros a la víctima.

Según relata el Ministerio Público, el procesado conoció a la mujer de madrugada a las puertas de un local cuando ella salía del interior ya que iban a cerrar. En ese momento, ambos "entablaron conversación" y A.C.G. le propuso "ir a otro sitio a tomar una copa", a lo que ella "accedió voluntariamente, marchándose ambos a pie hasta el coche" del él, quien lo tenía estacionado en las inmediaciones de la zona de ocio conocida como 'Las Cuatro Calles'.

Una vez en el interior del vehículo, el procesado habría conducido hasta el Paseo Marítimo, y a la altura de la planta desaladora, próxima a la Universidad de Almería, habría detenido el coche. A continuación, según remarca el fiscal, "con ánimo libidinoso, se puso encima de ella, quien estaba en el asiento del copiloto" y le "quitó la ropa" para agredirla sexualmente.

La mujer expresó "su negativa en todo momento" aunque "se vio atemorizada por la gran corpulencia del procesado, motivo por el cual no opuso resistencia". Cuando terminó de violarla, la obligó a bajar de coche y la dejó "sola en la playa".

El Ministerio Público ha calificado los hechos como un delito de agresión sexual y ha interesado que A.C.G. no pueda acercarse a la víctima ni comunicarse por cualquier medio con ella por periodo de 12 años. La defensa ha pedido la libre absolución.