<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Una tonelada de hachís incautada en dos arcos de recreo en la costa de Almería

Hay cuatro hombres detenidos que han ingresado en prisión por orden judicial acusados de tráfico de drogas.


Imagen de las dos embarcaciones que transportaban la droga.

ALMERÍA HOY / 08·01·2020

Agentes de la Policía Nacional y de Vigilancia Aduanera, en una operación conjunta, han incautado 1.000 kilogramos de hachís repartidos en dos embarcaciones recreativas y ocultos en dobles fondos a 31 millas de las costas de Almería.

Fruto de la colaboración entre ambos cuerpos de seguridad, y en el devenir de las pesquisas policiales, el helicóptero del Servicio de Vigilancia Aduanera localizó en alta mar dos embarcaciones semirrígidas paradas y abarloadas, y en las cuáles sus tripulantes estaban traspasando fardos de una a la otra. Al verse sorprendidos sus ocupantes, las embarcaciones emprendieron la huida en sentido opuesto, siendo interceptada una de ellas por una patrullera del S.A.V.A, en la cual, y una vez amarrada, tras un minucioso registro, en la sentina de la embarcación y en un doble fondo, fueron hallados ocultos 242 fardos de polen de hachís, con un peso de 584 kilos, procediendo a la detención de sus dos ocupantes.

Segunda embarcación intervenida en coordenadas cercanas

Con el mismo modus operandi, y a escasas millas de dicha actuación policial, fue descubierto por los agentes otro transvase de fardos entre una embarcación semirrígida y otra de recreo, la cual estaba dotada de un motor fuera borda de 150 cv. Una vez interceptada, y en un exhaustivo registro ya en la base marítima, la Policía Nacional y los agentes del S.A.V.A hallaron en un doble fondo 210 paquetes de polen de hachís de diferentes tamaños, con un peso de 418 kilos.

En cada una de las embarcaciones fueron detenidos dos tripulantes, entre los cuáles suman más de 25 detenciones policiales por diferentes delitos contra el patrimonio, y contra las personas.

Los cuatro detenidos, todos de nacionalidad española de edades comprendidas entre los 21 y 35 años, acusados de un delito contra la salud pública, han ingresado en prisión por orden del juzgado de instrucción número uno de los de Almería.