<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

“La SAT convertirá el colegio de Guazamara en el más moderno de Andalucía”

La SAT Los Guiraos, con Matías Gómez al frente, es un ejemplo de cómo la innovación, la investigación y el desarrollo pueden cambiar la fisonomía económica de una zona. Gómez se ha propuesto que los jóvenes se queden a vivir en su pueblo y está construyendo su futuro. Hoy abre sus puertas su última iniciativa: un restaurante en Los Lobos, La Fábrica, con vocación de ser un referente en la espléndida hostelería almeriense.

Matías Gómez, presidente de la SAT Los Guiraos 

ALMERÍA HOY / 10·01·2020


Los hombres eficaces valen su peso en oro. Lorenzo Belmonte, Javier Serrano, Fernando Rubio y Matías Gómez han cambiado el mapa físico y económico de la comarca e invertido la tendencia a emigrar de sus habitantes por la de recibir mano de obra llegada de todos los confines del planeta. Matías, al frente de la SAT Los Guiraos, ha alzado el valor de la acción al equivalente de un brillante de muchos kilates. Empezó cotizando a 240 euros y hoy se vende por 60.000. Pero más allá de la rentabilidad económica está la vertiente social de esta agrupación agrícola que proporciona agua y trabajo.


- ¿Cuántas personas forman la SAT Los Guiraos?
- Somos 148 socios. Algunos tienen 2 y hasta 3 acciones. Sólo 2 empresas poseen 4, que es el máximo posible según los estatutos. Establecimos ese límite para evitar que alguien se haga con la propiedad de la SAT. Hay que decir que, en realidad, las acciones pertenecen y son parte indisoluble de la tierra, no de las personas, y para ser exactos, de las 273 Has de la Zona de Interés Nacional que fue el origen de la SAT.
- ¿Por dónde va ya la cotización de las acciones?
- El último valor calculado es de 60.000 euros. En junio, cuando se rindan cuentas, se revisará de nuevo y será al alza.
- ¿Recuerda a cuánto estaban cuando tomó usted las riendas?
- Cuando me eligieron presidente, valían 40.000 pesetas, que fue la cantidad que tuvo que poner cada socio para construir los pozos de la SAT.
- ¿De qué año estamos hablando?
- Yo asumí la presidencia en 1997. Entonces no había agua ni tuberías. El primer dinero que entró en la SAT bajo mi mandato lo aportó un empresario murciano al que llamaban el Indio. Me dio 23 millones de pesetas para conectar con nuestros pozos una finca que había adquirido.
- ¿Cómo que le dio 23 millones? ¿era amigo suyo?
- No me conocía de nada. Le prometí que tendría sus tuberías y se fió de mí.
- La SAT ha crecido y fortalecido enormemente desde entonces y bajo su mandato, pero ha tenido siempre presente el compromiso social con su pueblo.
- Así ha sido, es y seguirá siendo. Por ponerle un ejemplo, al colegio de Guazamara le hemos regalado 7 pizarras electrónicas con sus respectivos ordenadores. El año que viene, todos los alumnos del centro tendrán el suyo. Nuestra escuela será la más moderna de Andalucía. Además, tenemos un convenio con el Ayuntamiento para que parte de los impuestos que paga la SAT se inviertan en nuestra zona.
- Un Ayuntamiento del que usted fue concejal.
- Formé parte de la Corporación de 1983. Fui con el propósito de mejorar la parte del municipio en la que vivo y conseguir, en cuanto a servicios, ponerla al mismo nivel que el resto de Cuevas del Almanzora.
- ¡Y vaya si ha cambiado!
- Cambió mucho cuando sacamos las tuberías de la Zona de Interés Nacional ampliando así los terrenos de cultivo, y eso a pesar de la calidad del agua, que no siempre es la más adecuada.
- ¿Por qué sigue siendo el agua un problema en nuestra comarca en pleno siglo XXI?
- Por el mal hacer de las administraciones. Un buen ejemplo lo tenemos en la desaladora del Bajo Almanzora, para cuyo emplazamiento los técnicos escogieron el peor lugar posible. Esperemos que pueda estar reparada y funcionando en dos o tres años.
- Mientras tanto, ustedes siguen creciendo y diversificando su línea de negocio. Ahora andan embarcados en un gran complejo que han instalado en los vestigios de una antigua mina cuyos restos han tratado con un cuidado exquisito.
- Siempre hemos velado por el patrimonio histórico y cultural de nuestro pueblo. Lo hemos restaurado todo. Sólo en rehabilitar las dos torres de la mina invertimos 60.000 euros. Hemos diseñado 4 rutas para visitar las minas. Explotaremos el senderismo, una actividad que ha cobrado un auge inusitado; se podrá practicar el paddle en dos pistas y reponer fuerzas en el restaurante, que será un lugar encantador desde el que se divisará todo el valle, las montañas y hasta el mar.
- Han puesto mucha fe en el proyecto.
- Mucha fe, pero también estudios, trabajo y dinero. No habrá ningún restaurante igual en 50 km a la redonda. El presupuesto alcanza los 3 millones de euros, de los que 720.000 corresponden a una ayuda de la Junta de Andalucía. Queremos inaugurar el 8 de febrero con un concierto de Los Puntos.
- Tengo entendido que también están trabajando en una línea de productos gourmet.
- Ya estamos fabricando conservas. Para los caracoles hemos logrado unas salsas muy ricas, con una vida útil de dos años sin necesidad de conservantes ni de recurrir al frigorífico para su almacenamiento. Saldrán al mercado con la marca de ‘Almanzora gourmet’. Además de los caracoles, ofreceremos, en un primer momento, vino, aceite y miel.
- ¿Qué le queda por hacer hasta el momento de colgar los guantes?
- Mi propósito es hacer todo lo que pueda para dejar una línea de negocio sólida que sea el futuro de esos niños que hoy están en las aulas del colegio de Guazamara. La idea que siempre me ha movido es procurar las condiciones necesarias para que los jóvenes tengan su porvenir en la zona en que han crecido y mejorar la calidad de los trabajos que podamos ofrecer aquí. En definitiva, que puedan vivir donde nacieron.
 - La diversificación de la SAT Los Guiraos ha tenido como última estación la reciente apertura de un supermercado, ¿sólo para socios?
- Está abierto para todo el mundo, aunque cada socio dispondrá de una tarjeta personal con la que podrá disponer de 80 euros al mes en productos del supermercado. Nuestro compromiso es que nuestra gente tenga los mismos servicios que cualquiera, y aquí faltaba un establecimiento de estas características.
- Supongo que sabrá que se meten ustedes en un mundo con mucha competencia y unas pocas empresas líderes asentadas también en la comarca.
- Nosotros nos hemos propuesto ser muy agresivos para ganar mercado. Vamos a estar por debajo en precios y por encima en cuanto a calidad con respecto al resto de los supermercados que existen en un radio de 50 Km a la redonda.
- ¿Seguro? ¿no habrá algún producto en el que sean superados por otros?
- Si eso ocurre, lo arreglaremos. Nuestro compromiso consiste en que todos los precios estarán por debajo de los más baratos, y si hay algún error será subsanado.
- ¿La idea es nueva o han tenido algún espejo en el que mirar?
- Es una idea que pusieron hace algún tiempo en marcha unos buenos amigos. Nuestro referente ha sido el supermercado que la SAT Palomasol abrió en Palomares, a quienes estamos muy agradecidos por la ayuda que nos han brindado en esta nueva iniciativa.
- Y ¿cómo les va? ¿ganan, pierden, lo comido por lo servido?
- Funciona muy bien. El margen de beneficio es pequeño y se reinvierte íntegramente en la SAT.
- En el caso de ustedes, ¿de qué tamaño estamos hablando?
- Hemos hecho un establecimiento acogedor, a la medida de nuestro pueblo. Contará con 325 m2 de tienda y 200 de almacén con cámara frigorífica, congelador y obrador de pan. Lo hemos dotado con las más modernas instalaciones. Con lo último que existe en el sector.
- ¿Qué podrán encontrar allí sus clientes?
- De todo. Las mejores marcas a los mejores precios.
- ¿Cuál cree que será su clientela? ¿será suficiente para mantener el negocio?
- Al de Palomares acude gente de toda la comarca. Según nuestros cálculos, si conseguimos fidelizar a los potenciales clientes en un trayecto de 5 km, el que va desde Los Lobos a Las Canalejas, cubriremos las expectativas.
- ¿Y cuántos empleos han creado?
- En el supermercado trabajarán de manera directa 6 personas.