<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

“Cuando les digo ‘hijos de puta’ lo hago empleando la acepción de ‘mala persona’”

El médico Jesús Candel -Spirimán- habla en un idioma que todo el mundo entiende, sin embargo, desde la Administración, muchos interesadamente se detienen en sus maneras de expresarse en lugar de en el mensaje.

Jesús Candel (con camiseta verde) durante una manifestación de las convocadas por la asociación que preside, Justicia por la Sanidad.


ALMERÍA HOY / 18·01·2020


Candel habla en un idioma que todo el mundo entiende, sin embargo, desde la Administración, muchos interesadamente se detienen en sus maneras de expresarse en lugar de en el mensaje. Por eso le llueven los juicios y los expedientes disciplinarios, pero él no se inquieta, los tiene bien puestos. Todos los partidos lo quieren porque le temen. Sin embargo él manda a sus líderes “a tomar por culo” y se queda tan a gusto.

Jesús moviliza a miles de personas en defensa de la Sanidad pública y denuncia con ‘palabras gruesas’ la “podredumbre” de un sistema contra el que lucha desde fuera y la complicidad de unos partidos que al mismo tiempo lo odian y lo buscan. Desde la izquierda le acusan de estar al servicio del PP, sin embargo, Candel asegura haber puesto contra el actual ejecutivo andaluz más denuncias en menos de un año que contra el de Susana Díaz.

- En primer lugar, gracias por atendernos. No es habitual verle en los medios.
- Lo que no es habitual es que los medios se ocupen de nosotros.
- No me irá a decir que padece la 'soledad del luchador'.
- Yo padezco la soledad de las instituciones y de los medios de comunicación, pero tengo lo más importante: el cariño de mi ciudad, de mis amigos, mi familia y personas que no conozco. Cuando llego a cualquier lugar de España, siempre encuentro alguien que me estrecha la mano, me abraza y me da las gracias. Sólo por esas sensaciones merece la pena pasar por el calvario que me han hecho atravesar estos canallas.
- Supongo que ese calvario son las demandas que le han puesto aquéllos que usted, a su vez, denuncia.
- ¡Madre mía! Ya he tenido 3 ó 4 juicios por lo civil, 3 por lo penal, 8 expedientes disciplinarios en el Hospital, 14 en el Colegio de Médicos… pero esa gente que ha querido atacarme por decir tacos en las redes, los mismos que me han insultado y difamado, porque considero un insulto que me llamen fascista o nazi por opinar distinto, no han podido conmigo y sigo trabajando.
- ¿De verdad le atacan sólo por opinar distinto?
- En Andalucía no puedes decir cosas diferentes a lo que dicta el régimen clientelar
que creó el PSOE. Yo me he defendido, soy granadino y si le he tenido que decir gilipollas a un médico o cabrón a un político que está mintiendo, lo he hecho, y me da coraje que por eso me hayan metido en los tribunales, utilizando la Justicia para criminalizarme y hacer ver a millones de españoles que yo soy un delincuente, cuando lo único que he hecho ha sido luchar por los intereses de la Sanidad pública andaluza. Lo que yo he criticado y denunciado han sido los EREs de la Sanidad.
Por cierto, ¿qué le ha parecido la sentencia de los EREs?
- Aunque la gente la vea floja, a mí me dio un alegrón . El hecho de que dos personas que están en mi asociación denunciaran esto, y el coraje mostrado durante todo el procedimiento por la juez Alaya, la mujer más valiente que ha habido en Andalucía, que ha desmontado esta trama política, me esperanza mucho, porque la Junta ha intentado utilizar la Justicia para sus fines, tanto con el anterior Gobierno andaluz como con el actual.
¿Dice que también con el actual? Circula que usted se lleva mejor con el PP.
- Me encontré con Juanma Moreno en la Sierra y me ofreció ser su mano derecha en la Sanidad Pública si ganaba las elecciones y yo lo mandé a tomar por culo. Se quedó blanco. Además, le respondí que si había visto mis vídeos, tenía que saber que en mi puñetera vida nunca participaré en la vida política, ni con él ni con nadie. Yo siempre haré política desde mi puesto de trabajo. Si no entienden eso es que son muy ineptos o tontos de narices. No todos nos vendemos por una parte del pastel del sistema.
¿Qué es lo peor que ha visto usted en la Sanidad andaluza?
- Que toda la podredumbre que existía, y que aún existe, la conocen todos, desde al PSOE al PP pasando por IU y Podemos. Todos lo saben y ahora algunos se lamentan y están tristes por la sentencia de los EREs, cuando es para estar alegres porque supone el principio de algo grande que va a pasar en Andalucía y que ojalá se extienda al resto de España. Lo duro han sido los dos años que he pasado visitando los juzgados y siendo tratado como un criminal por haber llamado cabrón a uno. Pero, aún así, me he sentido como en mi casa. Yo entraba en el Juzgado y, en primer lugar, el guardia civil de la puerta me saludaba dándome ánimo y diciéndome ¡menuda panda de cabrones hay aquí dentro! Eso te anima. Después me encontraba al funcionario que me decía por lo bajini “hay que ver los trapicheos que se traen aquí unos y otros”.
- ¿A qué atribuye tanto apoyo?
- A que muchos pensamos igual y estamos hartos de que unos cuantos nos roben el dinero público, que es de todos, para dárselo a sus amigos, familiares o quedárselo ellos mismos… En una palabra, el apesebramiento.
- Recientemente ha salido una sentencia que le condena a usted.
- Efectivamente, la Audiencia se pronunció el pasado 19 de noviembre sobre las denuncias que me pusieron el jefe de Nefrología y la jefa de Hostelería de la entonces denominada Fusión. Me habían multado con 5.000 euros en primera instancia por dirigirme a ellos empleando una palabra que existe en el diccionario. Yo ya he explicado que cuando les digo ‘hijo de puta’ lo hago empleando la acepción de ‘mala persona’ que admite el término. Exactamente igual que hace Arturo Pérez Reverte, todo un académico, en muchos artículos. La utilizo para llamar la atención de la gente.
- ¿Y qué ha dicho la Audiencia?
- Que quienes me denunciaron pretendían enriquecerse utilizando la Justicia. Uno me pedía casi 60.000 euros por haberle llamado ‘hijoputa’, cuando él me había difamado previamente pero, claro, ellos son muy finos insultando. Ahora la Audiencia los condena a pagar las costas. Yo tengo que hacer frente a los 5.000 euros de multa y ellos me tienen que dar 5.000 euros a mí.
- Entonces estará contento con la Justicia.
- Sí hay Justicia, pero los ciudadanos no denunciamos y no la buscamos. También es cierto que hay sujetos dentro de los juzgados que impiden que se investiguen las corruptelas de ciertos personajes de la vida política de Andalucía, por supuesto. Son los apesebrados.
- ¿Ha tenido alguna experiencia en ese sentido?
- La última la tuve con el jefe de la Fiscalía, alguien absolutamente despreciable que iba claramente contra mí. Yo puse encima de su mesa tremendas barbaridades que están ocurriendo en la Sanidad pública andaluza, pero no ha investigado nada. Me llevó a juicio porque dice que lo llamé hijo de puta en un vídeo.
- ¿Cuál era esa información que puso usted en conocimiento de la Fiscalía?
- Un policía de Madrid me envió un disco duro sobre una trama que había en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada relacionada con la compra de medicamentos, blanqueo de dinero, fraude fiscal… El mismo disco lo puse en manos de la Guardia Civil, que hizo un excelente trabajo, y ahora están imputados un puñado de médicos y empresarios de Granada, pero el fiscal no hizo nada. Miró para otro lado, y eso me parece realmente alarmante.
- Afortunadamente, en la Justicia siempre existen instancias superiores a las que acudir-
- En Granada está el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), con sus personajes puestos a dedo. Yo critico mucho a su presidente, Lorenzo del Río. El muy canalla se hizo a sí mismo un contrato para que todos los andaluces le paguemos el desayuno. Cuesta más hacer el contrato que los ochenta pico euros que se puede gastar al mes en cafés y tostadas. Es tal el mamoneo que hay en la Administración Pública andaluza que está haciendo que mucha gente denigre a los funcionarios cuando lo público funciona, sólo que algunos se saltan los controles y las intervenciones de control del dinero, como ocurrió con los EREs.
- Algo sobre la que la Justicia ya se ha pronunciado. Al menos en primera instancia.
- Pero algunos aún están diciendo que eso no es culpa del PSOE. Al final será culpa de mi madre, porque a mí me cargan todos los mochuelos. Yo soy el culpable de todo para los de derechas y los de izquierdas.
- ¿Por qué es usted el culpable de todo?
- Porque la gente sale a la calle a protestar y yo les informo sobre sus derechos sanitarios. Eso ocasiona reclamaciones que tienen como consecuencia que los pacientes sean operados antes. Nosotros enseñamos a los ciudadanos a defenderse. Les decimos cómo tienen que luchar y les acostumbramos a no conformarse con echar un voto y esperar que su partido le arregle su situación, porque eso jamás va a pasar conforme están la política andaluza y española.
- Desde la izquierda le acusan de haberle hecho el trabajo a la derecha, y se preguntan dónde está usted ahora.
- Estoy donde siempre, en mi trabajo y en la calle. Ya empezamos a salir miles de andaluces de nuevo a manifestarnos en enero, siendo Juanma Moreno presidente, y salimos porque no hacía nada. En menos de un año hemos denunciado al actual Gobierno andaluz más veces que al de Susana Díaz.
- ¿Qué les ha dado tiempo a hacer para merecer que les lleven al juzgado?
- Hemos denunciado la malversación de fondos públicos en el plan de choque y la manipulación de las listas de espera. En el asunto de la listeriosis, hemos demandado tanto a la Junta como al Ayuntamiento de Sevilla por esperar 12 días para activar la alerta sanitaria. Yo lo viví como médico. Todos los servicios de urgencias de los hospitales andaluces captaron el problema desde el primer momento. Si se hubiera activado la alerta el primer día se hubieran evitado un montón de contagios e incluso muertes. También hemos denunciado el tema de los niños-lobo. El vocal de los Colegios de Farmacéuticos de Andalucía que se encarga del asunto de los genéricos había montado una nave para fabricarlos y le habían dado a los niños minoxidil en vez de omeprazol ¡Cómo estaría esa nave para que la Agencia Española del Medicamento pusiera el grito en el cielo sobre las condiciones de fabricación!
- ¿Eso no lo ve la izquierda?
- La izquierda es tan sumamente manipuladora en Andalucía que, aún perdiendo tantísimos apoyos, no se da cuenta de que sus votantes ya no los votan. Yo tengo compañeros más de izquierdas que el copetín que han votado a Vox. Y es que la gente está muy harta. El otro día, el alcalde de Valladolid difundió un artículo titulado ‘¿Dónde está Spiriman?’ No es que no sepa lo que estamos haciendo, es que están acostumbrados a manipular y engañar a la gente. Lo peor es que hay periodistas que se prestan a eso. Spiriman estuvo el pasado 20 de octubre en Granada con 40.000 personas en la calle luchando contra esta mierda de Gobierno de acomplejados que tenemos en Andalucía.
- ¿Dice que acomplejados?
- Pusieron a dos amigos míos del Comando Anticorrupción en la Consejería de Empleo para sacar más chicha a los asuntos del fraude de los Fondos Formación y de los EREs y duraron 20 días. A Javier Imbroda, que era amigo mío, le hice un vídeo y lo mandé a la mierda. Me utilizó, y cuando se dieron cuenta de que Luis Escribano y Antonio Barreda, dos funcionarios que llevan denunciando el régimen clientelar de años y años en la Administración Pública, iban en serio y el tema de los EREs salpicaba también a gente del PP y de IU, dijeron que no había que menear más. Duraron 20 días y nadie dijo nada de eso.
- ¿Y Podemos? ¿es, tal vez, más beligerante contra la corrupción que los demás partidos?
- Yo no he visto a Teresa Rodríguez salir ni una vez a la calle durante lo que va de este mandato en Andalucía, mientras que yo he salido ya tres veces y el 15 de diciembre estaremos defendiendo nuestro Hospital cerrado con 500 camas de crónicos en Granada, prometido por el anterior Gobierno andaluz. Lo tienen ‘chapado’ porque interesa hacer conciertos con la orden religiosa de San Juan de Dios. Yo, que soy creyente, que he estudiado en un colegio de curas y tengo a mis hijos en otro, ya he preparado una querella y ahora vendrá también la Iglesia a por mí. Y con la Iglesia hemos topado.
- Volviendo sobre el Gobierno actual, ¿qué debería hacer y qué ha hecho que nunca debió ni siquiera pensar?
- En primer lugar le falta gente, porque los buenos, los que valen de verdad, no quieren estar en un partido, sino dedicarse a su trabajo y que les dejen hacerlo. Además, la derecha lleva la cobardía en su ADN. Son unos acomplejados y unos cobardes. Solamente basta con ver a Juanma Moreno. No es nada y, como todos, pone en los puestos a sus amigos. El gerente del SAS es Verdugo, un amigo suyo de Málaga que estuvo en Castilla La Mancha y se cargó allí a todo Dios. No sé cuántos recortes hizo. Es un incompetente al que no aguanta nadie y yo he denunciado que iba a trabajar a su despacho dos días a la semana porque tiene montadas sus historias ¡El máximo responsable del SAS no pisa su puesto de trabajo, no sabe hacer la ‘o’ con un canuto y demuestra en las reuniones, cuando abre la boca, que no tiene ni puñetera idea de nada!
- ¿Qué los buenos no se impliquen es el mal principal de la política actual?
- El mal de la política actual es que se rodea de los más ineptos. Yo pido que no se escuche a los sindicatos, porque están a las órdenes de los partidos y son los segundos más inútiles. Personas que llevan 20 años liberados y no han dado un palo al agua, que los veo entrar a las 10 o las 11 en el Hospital y a las 1 están chapando tras pasar por la consulta y soltarte un papelito. Es lamentable gastar tantísimo dinero público en gente innecesaria. Se han cargado la labor sindical. El sistema es hoy una auténtica mierda tal y como está montado.
- ¿Eso no lo ve todo el mundo?
- Yo he criticado a los funcionarios por guardar silencio, porque únicamente se quejan en la cafetería y en los bares, pero miran para otro lado. Esto es lo que tiene la Administración pública: el cagonismo y el apesebramiento. Los trabajadores públicos no debemos tener miedo a los políticos porque ellos no nos pueden quitar el pan. Si nos abren un expediente hay que pelearlo, aunque nos señalen.
- Y los propios compañeros les den la espalda.
- A mí no me ha faltado ni cariño ni un duro para pagar una multa, que es algo que le da mucho coraje a esta gentuza. Luego, como estoy ganando todos los recursos, me están devolviendo el dinero, pero recuerdo unas medidas cautelares que me pusieron, que si no las pagaba me metían en la cárcel por decirle hijoputa, que es un término que me gusta mucho, al juez decano de Córdoba. Fueron 30.000 euros que me puso la gente en un día. Mi padre me decía ‘la gente te dejará solo porque es egoísta’. Yo estoy comprobando lo contrario. La gente no es egoísta. Si les demuestras que estás con ellos y luchando de verdad por los intereses de todos, consigues que la gente se una.
- Entonces, ¿no todo el mundo es malo?
- Hay mucha gente buena que podría ser consejera de Sanidad o gerentes de hospitales. El mío eligió por mayoría a un director médico, José Manuel Martín Mora. Un médico como la copa de un pino. Un lujo. Ha durado nada y menos, porque cuando se saturaban las Urgencias contrataba personal y abría camas pensando en los pacientes y en los profesionales. Le dijeron que dimitiera o le echaban. No les interesaba. Eso es lo que está haciendo el nuevo Gobierno andaluz. Lo mismo que Susana Díaz.
- Sin embargo, aseguran que no contratan más médicos porque no los encuentran.
- Son unos mentirosos. Sí que hay profesionales dispuestos a trabajar, pero los contratos que ofrecen son una mierda. ¡Están ofreciendo contratos de un mes! ¿cómo va a dejar un médico emigrante andaluz su trabajo en Madrid, Londres o en la medicina privada por un contrato de un mes? ¡Y dicen los muy sinvergüenzas que no hay médicos! Son igual de mentirosos que el PSOE. El otro día dijo el Juanma Moreno que nos van a pagar más caras las guardias ¿esa es la solución? Nos quieren tapar la boca con dinero y vamos a reventar. La gente no tiene ni idea de la presión a que estamos sometidos los que hacemos guardias, los médicos de las UCIs, de Urgencias, los traumatólogos, ginecólogos.
- ¿Hasta qué punto llega esa presión?
- Hace unos días se sincopó un compañero cirujano operando a las 3 de la mañana. Llevaba ya 8 operaciones cuando se mareó y cayó en medio de una intervención mientras una niña estaba con la barriga abierta. La única alternativa era el muchacho que hacía el MIR. Es patético, pero esas cosas no se cuentan ¿Dónde están esos cirujanos que no encuentra el consejero? Pues donde están los médicos de la Unidad de Traumatología Infantil que desmantelaron en Sevilla, el equipo de Carrington, el mejor que había en toda España. Ahora están en la Quirón de Sevilla. No quieren volver y yo los entiendo, porque los han maltratado y señalado por ser honestos, y al final están en la privada trabajando como quieren, haciendo las cosas que quieren y ganando más dinero. Es un poco egoísta porque se han formado en la Medicina pública, pero es que no tenían que haberlos dejado escapar y, ahora, los niños que los necesitan tienen que hipotecar a sus familias porque una operación cuesta 30 ó 40.000 euros. Yo mismo recaudé 36.000 para un niño de Jaén que necesitaba una operación y sus padres estaban en paro. Esto no puede ser.
- ¿Todo lo que dice el actual Gobierno andaluz es mentira? ¿también el fraude de los dos millones de vacunas de la gripe perdidas en 10 años y las listas de espera maquilladas?
- Lo de las vacunas es verdad, pero Bendodo lo ha sacado cuando le ha interesado. Así es Bendodo, un impresentable. No hay más que preguntar por él en Málaga. Sin embargo, lo de las listas de espera es mentira, porque han mezclado procesos que no están sometidos a decreto. Es preciso hacer un poquito de educación sanitaria. Operar un juanete puede esperar dos años, lo que no puede ser es que un paciente oncológico tenga que aguardar dos meses mientras el cáncer se disemina. Ellos ahora los han metido a todos juntos, hasta el que espera que le quiten una uña. Ha sido una estrategia para disponer de más dinero que ha acabado en la privada, porque han enviado a un montón de pacientes a las clínicas concertadas. Pero esto no ha empezado ahora. Las listas de espera las manipulaba María Jesús Montero con el antiguo gerente del SAS. Todo lo idearon ellos para fomentar la privada, y el actual Gobierno andaluz hace exactamente lo mismo.
- Tal y como lo cuenta usted suena a delito.
- Por eso lo hemos puesto en manos de la Fiscalía, porque entendemos que hay un delito de prevaricación y otro de malversación de fondos públicos que ya denunció la doctora Socorro Ricoy hace unos años y lo dejaron prescribir, si no, la Montero estaría hoy en la cárcel junto con un montón de gente más.
- Usted también se ha mostrado contrario a la subasta de medicamentos que puso en marcha la Junta.
- Detrás de la subasta se esconde un dinero que los laboratorios daban al PSOE durante estos años atrás y que no sabemos dónde está. Seguramente estará con ellos, sus familiares y amigos. Ya tenemos preparadas varias querellas que señalan empresas fantasma creadas con ese fin. En vez de una macro causa, les estamos tiroteando desde todos los juzgados de Andalucía. Creemos que es la mejor forma de acabar con ellos.
- ¿Es cierto que le ha querido fichar el Partido Socialista ahora?
- Así es. La oferta vino desde Madrid. Ayer mismo [20 de noviembre] me ofrecieron entrar en las filas del PSOE y que Susana iría a la calle. Me dijeron que yo podía tener mucho tirón en Andalucía, que hay mucho miedo a que entre la extrema derecha, que arrastro a mucha gente y puedo tener una gran trayectoria política en el partido.
- ¿Y qué les respondió?
- Les mandé a tomar por culo directamente. Hice un tweed con una fotografía de un pez polla, que se llama así porque tiene la misma forma, y mandándoles a tomar… tan finamente como yo hago. Me sorprende que esta gente siga con lo mismo. El hombre de Madrid me dijo que muchos socialistas están hartos de Susana Díaz y que se han acordado de mí, que una vez dije que votaba al PSOE porque mi abuelo era un socialista de verdad, un maestro de Alcázar de San Juan que creía en unos valores que esta gente se pasa por el forro de las narices. Pero que también me ha hecho ofertas el Íñigo Errejón, y antes Susana Díaz, justo después de la segunda manifestación, luego vino el PP, Cs y los últimos los de Vox. Resulta curioso que yo encaje en todas las ideologías por las que dicen moverse.