“El Tajo puede y debe seguir contribuyendo a la agricultura del Sureste de España”

Una de las personas que mejor conocen el Tajo aboga por la necesidad del trasvase Tajo-Segura y recuerda que el agua "regulada" es de todos.

Francisco Javier Flores Montoya


ALMERÍA HOY / 23·12·2019

Pocos conocen las capacidades del Tajo como este significado ingeniero mojaquero, actual consejero presidente de la Sección Técnica de Fomento del Consejo de Obras Públicas, que ha sido responsable de la planificación hidrológica de sus aguas durante 16 años, lo ha seguido durante más de 30 y sabe que los trasvases al Levante no son el problema que atenta contra la salud del río. Flores explica por qué los recursos de los embalses son de todos los españoles y recuerda que las presas de la cabecera del Tajo se dimensionaron pensando en el Sureste.

- Arranquemos con esta pregunta: ¿De quién es el agua?
- Se olvida siempre que los embalses almacenan aguas que habrían ido al mar, pero han sido guardadas gracias a la ejecución de unas obras pagadas con el dinero de la Nación, es decir, de todos los ciudadanos. Precisamente por ese detalle, que no es pequeño, esos recursos pertenecen a todos los españoles y han de estar a su servicio de la manera más eficiente.
- ¿El trasvase desde el Tajo al Levante es tan pernicioso para el río como dicen algunos?
- Hasta Aranjuez, sólo discurren por el río las aguas que salen de los embalses de la Cabecera. Si se considera que la aportación media es de unos 900 Hm3 y que el volumen realmente trasvasado es de unos 300 Hm3, significa que aguas abajo se habría estado soltando un 66 % de las aportaciones. 
Después de su confluencia con el Jarama, como la aportación de este último río es mayor que la del propio Tajo, la incidencia de los 300 Hm3 trasvasados de media respecto a las aportaciones en Toledo, de un poco menos de 3.000 Hm3, está alrededor del 12% y respecto a los más de 4.000 hm3 de aportación media en régimen natural en Talavera, un 7%. Por tanto, la repercusión del trasvase en la frontera con Portugal es de un 3%, prácticamente insignificante.
Estos datos hacen fácilmente entendible que la detracción que representa el trasvase Tajo-Segura no es el factor determinante de la vida en el río. Hay que decir también que el agua de la cabecera no es de gran calidad por su considerable conductividad y un alto contenido en sales debido al origen calcáreo.
- ¿El agua que almacenan los embalses de cabecera del Tajo es suficiente para abastecer a sus comarcas y compartir una parte con el Sureste de España?
- Los grandes embalses de Entrepeñas y Buendía se dimensionaron en cuantía superior a lo preciso para garantizar las necesidades de su cuenca pensando en el trasvase al Levante. Además, el estudio se hizo en los años 60, la década con mayor pluviometría del s. XX. Se consideraron unas aportaciones medias de 1.360 Hm3/año, mientras que desde 1980, han sido de unos 900 Hm3/año.
- Hay quien postula ahora elevar el caudal ecológico del río, ¿usted lo cree necesario?
- Un reciente estudio en el que ha participado uno de los más reputados ingenieros de España, catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid, junto con otros expertos del Medio Ambiente, tras analizar y comparar las series hidrológicas consideradas, ha concluido que es razonable el caudal mínimo actualmente fijado en 6 m3/s y que no existen causas objetivas que indiquen ni aconsejen cambio alguno en esa cantidad para que se mantenga la calidad ecológica del río.
- Entonces, ¿el estudio concluye que el Gobierno se equivoca?
- Se limita a confirmar que la calidad del agua del Tajo a su paso por Toledo no depende de la cantidad que pase por su cauce, sino que lo más determinante es que Madrid, donde viven 6,5 millones de personas, regenere sus aguas correctamente, porque sus depuradoras vierten las aguas residuales que generan todas esas personas al Tajo a través de los ríos Jarama y Guadarrama, y estamos hablando de unos retornos de entre 18 y 20 m3/s. La solución para la salud del río consiste en depurar adecuadamente los retornos urbanos de las ciudades de su cuenca, ya que con dilución no es posible conseguirlo.
- El Ministerio negó en noviembre la transferencia de 13 Hm3 para riego aprobados por la Comisión Central de Explotación, aún almacenando los embalses 63 hm3 por encima del límite establecido. El argumento consistía en asegurar el abastecimiento humano en la áreas próximas al Tajo.
- No he visto los cálculos que avalan esas decisiones, pero teniendo en cuenta la cuantía de las demandas de abastecimiento dependientes de la Cabecera, deberían ser otros los motivos, incluso teniendo en cuenta que se han creado demandas de abastecimiento artificiales. Algunos políticos se han dedicado a buscar ‘clientes’ para restar caudal al trasvase con el único objetivo de reducirlo hasta eliminarlo, porque el abastecimiento humano es prioritario sobre el agrícola, pero es una barbaridad suministrar agua desde el Tajo, por ejemplo, a Puertollano o a Ciudad Real, que tienen recursos suficientes, de mayor calidad y mucho más cerca.
- También en diciembre se han negado 19,6 Hm3 “por los problemas generados en el Mar Menor”, cuando el agua embalsada estaba 80 hm3 por encima del umbral crítico. 
- Yo no conozco ni veo el motivo para no haber transferido agua al Levante en esos meses.
- ¿Esa actitud puede tener consecuencias?
- Claro que puede tenerlas. El mal uso de las aguas almacenadas en embalses creados mediante leyes específicas para unos fines concretos y con un valor económico considerable, debe considerarse como una malversación de fondos públicos, porque no olvidemos que esos recursos son patrimonio de la Nación. No tiene sentido abastecer a toda una comunidad autónoma desde unos pantanos concretos por el mero hecho de que estén en ella, y negar otras necesidades como las del Levante español, dejando sin utilidad infraestructuras que han tenido un coste importante para todos.
- Pero los políticos pueden interpretar o cambiar las normas, de hecho parece que lo hacen al mantener el trasvase en una posición de precariedad permanente. Y en cualquier momento pueden cerrar el grifo.
- Siempre se pueden cambiar las prioridades, y eso es legítimo, pero es preciso respetar en todo momento el estado de derecho y unas mínimas reglas de eficiencia.
- Y garantizando las necesidades de las cuencas hidrográficas que ceden el agua.
- Lógicamente, pero la Ley obliga cumplir el principio de respeto a la unidad de cuenca y a los sistemas hidráulicos, que no significa que el río sea de una comunidad autónoma en exclusiva, como algunos parecen entender, ni que el sistema hidráulico creado con el acueducto podamos destruirlo porque alguien se está apropiando del agua de todos.
- Entonces, ¿el trasvase Tajo-Segura debe derogarse o mantenerse?
- Puede y debe mantenerse. El primer plan fijó en 1988 en 240 Hm3 el límite mínimo en los embalses de la Cabecera para poder trasvasar. Era el doble del necesario para garantizar la demanda existente en la propia cuenca. Ahora está en 400 Hm3 y los pueblos del entorno del Tajo no requieren mucha más agua que entonces. Sí se están poniendo por delante demandas de otras cuencas por el hecho de estar en la misma comunidad autónoma que los embalses, pero eso no lo dice la Ley.
- ¿Hace falta un Plan Hidrológico Nacional para asegurar un criterio en la gestión del agua en España?

- Actualmente, los planes hidrológicos son planes de calidad que se han olvidado de las infraestructuras, tan necesarias para evitar los daños por inundaciones y sequías. Son poco más que planes de depuración. Parece como si hubiéramos olvidado la irregularidad de nuestras precipitaciones y que tenemos el segundo país más montañoso de Europa con cuencas de grandes pendientes donde el agua se mueve más deprisa que en los países de nuestro entorno.