<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

La Junta 'infló' sus informes de vacunación contra la gripe durante los últimos 7 años

La Administración autonómica alteró entre 2012 y 2018 los datos oficiales que remitía al Ministerio de Sanidad



ALMERÍA HOY / 22·10·2019

El Consejo de Gobierno ha tenido conocimiento de un informe elaborado por la Consejería de Salud y Familias sobre las campañas de vacunación contra la gripe en Andalucía. En el mismo se constata que, a partir del año 2012, el anterior Gobierno de la Junta de Andalucía presuntamente manipuló las estadísticas remitidas al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para aparentar una tasa de cobertura mayor que la alcanzada realmente entre la población de riesgo.

El informe revela un descuadre entre los datos registrados oficialmente en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) de personas mayores de 65 años vacunadas contra la gripe y los remitidos a partir de 2012 por los sucesivos responsables de la Consejería de Salud al Gobierno central a efectos estadísticos.

A modo de ejemplo, si la tasa real en la campaña 2014-2015 fue del 45,3 por ciento, la que comunicó el anterior Ejecutivo andaluz al Ministerio se elevó hasta el 60%, inflándose en 182.000 personas que no hay constancia alguna de que se vacunaran realmente. Entre la campaña 12-13 y la 17-18, los vacunados ficticios andaluces ascienden a un total de 853.716.

En la última campaña citada, la 2017-2018, se remitieron también al Ministerio de Sanidad por vez primera datos oficiales de la vacunación antigripal tanto entre el personal sanitario como entre mujeres embarazadas. En este caso, el informe de la Consejería de Salud y Familias ha detectado igualmente un presunto falseamiento al alza de dicha estadística, que es lo que ha permitido desde principios de esta década que Andalucía apareciera por encima de la media de las comunidades autónomas en tasa de vacunación contra la gripe cuando en realidad estaba por debajo.

A la vista del informe, el nuevo Gobierno de Andalucía ha dado orden expresa de poner fin a esta práctica y va a reforzar la próxima campaña de vacunación con el objetivo de alcanzar una tasa de cobertura real y efectiva entre la población más vulnerable por encima de la media nacional.