<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Curiosidades sobre algunos "ismos"


..

AMANDO DE MIGUEL

He aquí un curioso sufijo, “ismo”, que posee la virtud de adulterar la raíz del nombre del que procede y que le da sentido.

Pocas cosas habrá tan excelsas en el terreno de la organización social como la autoridad. La asociamos a los padres, los maestros, los policías, los magistrados, los cargos públicos, los científicos o profesionales eminentes. Se asocia también con la presidencia en una corrida de toros. Pero no parece que traigan buenas vibraciones las distintas manifestaciones del autoritarismo, asociadas con la pérdida de la libertad.

Existe un acuerdo casi unánime en que lo social debe contar mucho en cualquier medida política, que significa una preocupación por ayudar a los débiles o necesitados. Pero el socialismo es otra cosa. Cierto que hay muchas personas para las que esa ideología representa todo lo bueno de la política. Pero, incluso fenecida la URSS, vemos que los Estados que a sí mismos se proclaman como socialistas no son precisamente un ideal: Cuba o Corea del Norte. Por lo menos no son países que atraigan muchos inmigrantes.

Gran cosa es la nación, el concepto político contemporáneo que dota de personalidad a un pueblo. También hay gentes que adoran el nacionalismo, pero son más las que sufren sus exclusiones.

La ecología es materia científica que estudia las relaciones de los animales o las personas de un territorio con ese medio circundante. Otra cosa es el ecologismo. Se trata de una ideología que entusiasma a unos, pero provoca rechazo en otros, debido a sus exageraciones y caprichos.

El consumo de bienes materiales es una actividad común y necesaria que hay que cuidar y proteger. Sin embargo, el consumismo la exaltación de la demanda de artículos superfluos u ostentosos con perjuicio de otros valores.

El valor de la paz es uno de los más excelsos en la vida civilizada de todos los países. Pero, al tiempo, la guerra, el terrorismo y otras formas de violencia extrema son bastante comunes. Ahora bien, el pacifismo no recibe tantos plácemes como se podría pensar. Al menos cabe concluir que resulta polémico.

No habrá nadie que deje de apreciar el valor de lo femenino en la vida, el arte, la familia, etc. También es verdad que el feminismo constituye hoy una atractiva ideología para muchas personas de izquierdas, sobre todo si son mujeres. No es menos cierto que provoca una reacción negativa en otras muchas personas, incluidas no pocas mujeres.

El imperio ha sido una grandiosa contribución histórica a la grandeza de algunas civilizaciones, sea el imperio romano, el inglés o el español. Pero el imperialismo es su lado negativo, lo que tiene de explotación de prepotencia.

Los partidos políticos, en plural, son instituciones imprescindibles en una democracia. Tanto es así que el partido único aparece como su degradación o su caricatura. Sin llegar a tanto, el partidismo supone la tendencia a imponer los criterios o intereses de un partido sobre los generales del país correspondiente.

Algo parecido podríamos decir de las elecciones, una institución imprescindible en cualquier democracia. Ahora bien, el electoralismo es una tacha que se asigna a cualquier conducta política que se imponga al interés general.

Tal es la suspicacia que provocan los “ismos” que los nuevos partidos en España se preocupan de evitar el maldito sufijo e incluso prescinden de la palabra “partido”. Así, Unidas Podemos, Vox, Más País y toda una gama de movimientos de alcance regional, que antes podrían haber pasado por nacionalistas.