<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Valencia se une a Murcia y Andalucía en defensa del Trasvase Tajo-Segura

Están en juego los regadíos de Almería, Murcia y Alicante


Imagen de la reunión del viernes pasado entre los Consejeros de Agricultura de Andalucía y Murcia

ALMERÍA HOY / 04·09·2019

Los responsables de Agricultura de Andalucía y Murcia se reunieron el pasado viernes en la capital almeriense para unir fuerzas en defensa del Trasvase Tajo-Segura, establecido por ley y sobre el cual el pasado 16 de agosto se autorizó, por parte del Ministerio para la Transición Ecológica, un nuevo trasvase de 20 hectómetros cúbicos desde los embalses de Entrepeñas y Buendía. A esa unión podría sumársele ahora la Comunidad Valenciana, después de que este martes se reuniera la Mesa del Agua de la Región de Murcia y el presidente de la comunidad murciana, Fernando López Miras, anunciara que próximamente habrá una cumbre de temas hídricos en la ciudad a la que invitan al presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, y al valenciano, Ximo Puig.

Una cumbre que ya se dejó entrever en el pasado encuentro en Almería entre la consejera andaluza de Agricultura, Carmen Crespo, y su homólogo murciano, Antonio Luengo, en el que ya se avanzó que estarían presentes los respectivos presidentes autonómicos, y a la que ahora se sumaría el de la Comunidad Valenciana ya que, como se apuntó en esa reunión, están en juego los regadíos no solo de Almería y Murcia sino también los de Alicante.

Las consejerías andaluza y murciana acordaron también en esa cumbre celebrada el viernes en la capital solicitar una reunión con la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, para poner sobre la mesa su oposición a la inclusión de Entrepeñas y Buendía en la Comisión Central de Explotación del Trasvase Tajo-Segura.

En la Mesa del Agua de Murcia de este martes, López Miras, que también anunció que se pondrán en contacto con el gobierno regional de Castilla-La Mancha para abrir una vía de diálogo para tratar temas hídricos, así como con la comunidad de Madrid, no consideró necesario elevar el caudal ecológico del río Tajo al obedecer a una cuestión de índole política no sustentada en criterios técnicos.

El presidente murciano recalcó que será necesario “llevar a escena nacional la necesidad de un pacto nacional del agua del que se está hablando mucho sin que se inicie su puesta en marcha”.

A su juicio, ese pacto nacional del agua deberá recoger el reparto equitativo y justo del agua con un programa de inversiones que recoja las infraestructuras hidráulicas necesarias, entre ellas que deje de haber pequeños municipios que no tengan garantizado el abastecimiento o que se encuentren en mal estado de conservación.