<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

La patronal agrícola pide acabar con los poblados de chabolas de inmigrantes ilegales

COEXPHAL afirma que se permiten en Almería por ser una "provincia fronteriza con África. Todo esto sería impensable en el País Vasco, Madrid o Sevilla".


Poblado de chabolas en Almería. Foto: Informe Cepaim.

ALMERÍA HOY / 31·08·2019

La Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería, COEXPHAL, quiere llamar la atención sobre la situación insostenible derivada de la existencia de poblados de chabolas que se han ido asentando en algunos lugares de la provincia.

En estos poblados, construidos y ampliados ilegalmente con materiales muy precarios, malviven como pueden personas que, en su mayoría, provienen de la inmigración ilegal que hemos visto dispararse en los últimos meses por la llegada de miles de migrantes que buscan en Europa una vida mejor que la que dejan atrás. Esta situación es completamente incomprensible e inaceptable en un país europeo del siglo XXI. Sin embargo, su rotunda y triste realidad parece invisible para las autoridades competentes que permiten que estos seres humanos, hombres, mujeres y niños, no encuentren otro alojamiento más digno y homologable con el primer mundo.

Las duras condiciones del verano, con temperaturas muy incómodas en una vivienda al uso, se convierten en infernales si el techo que los cobija es de chapa, madera y plásticos de los vertederos. Cuando llegue el frio invernal no se verá aliviada su penuria. A esta inaceptable situación se suma la carencia de agua corriente, suministro eléctrico, recogida de basura y cualquier otro servicio básico.

A lo largo del pasado y presente año, miembros de COEXPHAL han mantenido reuniones con distintos representantes públicos que han expresado su desacuerdo con la situación pero que parecen incapaces de hacer frente a la misma. Además, se da la circunstancia de que estos hechos relatados aquí han sido difundidos y criticados sobradamente en varios países europeos, denigrando la imagen de Almería en sus facetas institucional, hortícola y turística. Una de las interpretaciones dadas por algunos sesudos exégetas de este fenómeno lo vinculan con el voto a la derecha y la explotación laboral de la inmigración ilegal como si de un moderno tráfico de esclavos se tratase.

Estos observadores pasan por alto que, Almería y los almerienses, no somos más que otra víctima de la desastrosa política de inmigración de la Unión Europea y de la incapacidad de los gobernantes para atender estas situaciones de emergencia, desgraciadamente, ya cronificadas.

Frontera desigual

Las diferencias que nos marcan y que explican esta triste realidad están en que somos una provincia fronteriza con África y que esta frontera materializada en nuestro territorio es la más desigual del planeta Tierra. Así como que el escaso peso político y el carácter periférico de Almería permiten que los realmente responsables de esta tragedia puedan seguir tolerándola como si no fuera con ellos. Todo esto sería impensable en otros lugares no ya de Europa sino de España como el País Vasco, Madrid o la propia capital andaluza porque la sociedad civil se habría levantado.

COEXPHAL ha acordado llevar a cabo las acciones que legalmente estén en su mano para resolver esta situación y está consultando la pertinencia de iniciar procedimientos administrativos en su caso, si no se adoptan medidas a lo largo de los meses que le quedan al presente año.