<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Ciudadanos insta a Galasa a solucionar cuanto antes los vertidos de aguas residuales en una playa de Mojácar

Rafael Burgos: “Es vergonzoso que ocurra en temporada alta y en un punto turístico, máxime cuando estos vertidos ya se produjeron en septiembre”


Rafael Burgos

ALMERÍA HOY / 26·07·2019

El diputado provincial de Ciudadanos (Cs), Rafael Burgos, ha instado a la empresa pública Galasa, dependiente de la Diputación de Almería, a solucionar “cuanto antes” los vertidos de aguas residuales que se están produciendo estos días en una playa de Mojácar, “Hablamos de una zona eminentemente turística, donde además llueve sobre mojado, porque ya en septiembre del año pasado ocurrió lo mismo”, ha lamentado el diputado de Ciudadanos.

En ese sentido, Rafael Burgos, quien en su discurso de toma de posesión pronunciado el pasado 15 de julio ya señaló los vertidos de aguas residuales en playas, ramblas y ríos como una de las principales batallas a dar durante el presente mandato, ha recordado cómo “Galasa es la encargada del ciclo integral del agua en el Levante, de modo que debe localizar y subsanar este tipo de situaciones, y además debe hacerlo a la mayor brevedad posible, ya que, al grave problema medioambiental, se suma la nefasta imagen que se traslada a los miles de turistas que visitan el levante almeriense estos días”.

“Esta situación, por desgracia, no es algo nuevo ni excepcional en nuestra provincia; recordamos que,a demás de vertidos al río Almanzora, todavía hoy se vierten aguas residuales al río Andarax, contra los que también hemos instado a las administraciones competentes a tomar cartas en el asunto, si bien siguen produciéndose a día de la fecha”, ha manifestado Rafael Burgos.

Volviendo a Galasa, cabe recordar que Ciudadanos solicitó a la Diputación de Almería, en el pleno celebrado el pasado 25 de marzo, información actualizada sobre las pérdidas reales de agua de la red Galasa por el mal estado de las conducciones. “Entonces -ha recordado Burgos- ya advertimos de que en 2015 se perdió el 52% del agua desalada procedente de Carboneras; en 2016, el 60%, y en 2017 se extravió hasta el 64%, si bien desconocemos las pérdidas de 2018 porque, sencillamente, no nos dan esa información, a pesar de haberla solicitado reiteradamente”.