<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Salvador Hernández inviste como alcalde de Carboneras al concejal socialista que lo inhabilitó

La abstención de Gicar hace valer los seis concejales de la minoría más votada conseguida por el PSOE


Salvador Hernández vuelve, mirando al suelo, a su asiento en la oposición tras depositar su voto en blanco en la urna haciendo alcalde al socialista José Luis Amérigo.

ALMERÍA HOY / 15·06·2019

Aunque parecía imposible, la abstención de los dos concejales de Gicar ha hecho valer los seis ediles que obtuvo el PSOE como minoría más votada, ante la no han podido imponerse los cinco apoyos logrados por Felipe Cayuela de sus cuatro actas más las del popular Salvador Hernández.

Al final, se ha impuesto la inquina personal de Hernández contra su ex compañero Cayuela que, tras separarse del grupo independiente Gicar, le dobló en votos y concejales en las urnas, y ha preferido, con su abstención, devolver la alcaldía al PSOE de José Luis Amérigo, portavoz de la oposición durante los dos últimos mandatos, una de cuyas denuncias culminó con la condena a inhabilitación del ahora concejal de Gicar, sobre cuya cabeza aún penden media docena de querellas interpuestas por Amérigo que podrían terminar por echarlo definitivamente de la vida política.

Previamente, al inicio de la Sesión, el portavoz socialista, José Luis Amérigo, solicitó que la votación fuera secreta, lo que se aprobó gracias también a la abstención de los dos ediles de Gicar.

A medida que se leían las papeletas, las que portaban el nombre del candidato del PSOE eran acogidas con aplausos por sus simpatizantes.