<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Licitación bajo sospecha: La Ciudad del Cine o un plagio del anterior gobierno


..
ESTELA ALCARAZ*

En los últimos años, han sido sancionadas varias empresas cuyas prácticas anticompetitivas han afectado a la contratación de proyectos de profesionales fiables que habían demostrado ser ideólogos de proyectos, como ocurre con el caso de la mal llamada “Ciudad del Cine” por el anterior Gobierno de La Junta de Andalucía, que realmente era “Bayyana Cinema Valley”. La voluntad de acometer este proyecto con financiación mayoritariamente privada y el solo apoyo de La Junta en cuanto a dejar hacer, dar cobertura mediática, proporcionar algunos recursos públicos y poco más, se presentó en Sevilla hasta en tres ocasiones, sin respuesta, ante la entonces autoridad competente. Hasta que una mañana la Presidenta Susana Díaz anuncia una “Ciudad del Cine” para Almería, para la cual otorgaría licitación. ¿Mera coincidencia? Para los que conocemos, tanto los acontecimientos como el procedimiento, esto no es más que la activación de uno más de los chanchullos que ya conocemos y que aún faltan por salir. Lo hemos visto en licitaciones con la S.S., Ayuntamientos, Colegios, etc. Para prevenir estos atropellos es imprescindible, desde la empresa privada, exigir que se valoren posibles acuerdos anticompetitivos entre las empresas que participan en la licitación. Por ejemplo, no es muy normal la existencia de un reducido número de licitadores, incoherencias en las ofertas, similitudes injustificadas y otros patrones de comportamiento sospechoso.

A la Licitación que nos ocupa se presentaron dos empresas en una, más una tercera, la nuestra, la que puso el proyecto original en marcha y en boca de todos y a la que, casualmente intentaron excluir con todo tipo de peregrinas excusas, que por supuesto no dejamos que prosperaran, ya que cumplíamos con todos los requisitos y más. A pesar de todo la resolución de la licitación fue a favor de, adivinen ustedes qué constructora que las gana todas, y de una empresa dependiente de La Junta (tras la cual está la Film Commission) que iban unidas. Vaya suerte ¿no? Yo, Junta, me concedo a mí misma la licitación que saco a concurso. Digamos, una Ute entre licitadores sin justificación aparente. Imaginamos que, en su momento, ante los tribunales competentes, demostrarán como se llegó a dicho acuerdo.

Porque quede claro que hoy esta licitación está impugnada y ha quedado sin valor ni capacidad de actuación. Antes de llegar aquí tuvimos que contestar recursos varios dignos de ser analizados por su original forma de hacer pasar el tiempo y aburrir al más pintado, desde un “el apellido está mal “ hasta un “no es legal una copia simple de la escritura” .Maneras pintorescas de dilatar el procedimiento en el tiempo. Finalmente nuestros departamentos Jurídicos decidieron recurrir a Los Juzgados correspondientes para que se haga justicia, por plagio y por los importantes daños y perjuicios, tanto para el otro licitador, “Cinema Tabernas Times”,como para el cine en general.

Un Proyecto, “Cinema Valley”, presentado como ya he dicho, a las instituciones anteriores aunque sin mucho éxito, con Delegados que bloquearon la iniciativa demasiado tiempo. Un proyecto sobre el que se elevó queja en la entonces Consejería de Turismo y Cultura, donde pareció avanzar hasta que se frenó por el giro que le dio la Presidenta haciendo suya la “Ciudad del Cine”.

Lo más extraño es, cómo, existiendo ya un proyecto privado con números más o menos acertados, no tuvieron la mínima dignidad de convocarnos para que les informáramos sobre ello. ¿Extraño...? Evidentemente eso no interesaba, quizá algún amigo se quedaría fuera y dicho proyecto no estaría bajo su control. Aunque lo más sorprendente de todo es la soberbia y falta de respeto hacia los ciudadanos de convocar una Licitación tan importante para Almería, un 8 de Agosto, en plena Feria ¡y con plazo hasta el 24/25! .Estamos hablando de apenas 11 días para preparar documentación, proyecto económico y máster plan. No me negarán que todo resulta muy burdamente sospechoso, aunque, sabiendo sus artimañas estuvimos atentos y logramos llegar a presentarnos, aunque en el registro la situación fue kafkiana hasta que conseguimos que nos la aceptaran. Omitiré todos los detalles ahora porque daría para un relato surrealista.

Nuestra intención siempre fue hacerlo por el cauce legal informando y contando con la gente, aunque parece que no es lo que querían algunos.

Esto ha llevado a que otras provincias andaluzas se interesen por este proyecto, aunque intentaremos por todos los medios que se quede dónde y para donde nació, en Almería. Por nosotros no quedará.

En este sentido está resultando determinante la colaboración, que desde el minuto uno, tanto las instituciones como el nuevo y esperado Delegado de Turismo , están prestando para que todo esto redunde, al fin, en beneficio de Almería y de su historia con el cine. En breve, se mantendrán nuevas reuniones con La Delegada de Gobierno, para avanzar en este nuevo y esperado rumbo hacia el sentido común, y sobre todo para informar y que no se repitan una y otra vez este tipo de atascos que únicamente buscaban, en su momento, un puñado de votos sin tener detrás absolutamente nada. No se podía entender que se convocara una licitación para dar 40.000 euros menos iva a un plan de viabilidad, cuando el proyecto podría llegar a un coste final aproximado de 40 M de € ¿…De verdad que si mañana llega una inversión de ese montante, el inversor necesita 30.000€?

El cine en Almería tiene todas las posibilidades, pero desde la inversión privada y colaboración pública, no al revés. Eso es lo que ha convertido a la provincia en un tapón para el desarrollo en este y otros sectores.

Como es evidente el asunto tiene muchos más datos e información relevante, que hoy por hoy, y a la espera de que se presente en los Juzgados, debe quedar en manos de los profesionales que valoran los pasos inmediatos.

Estela Alcaraz es CEO de Cinema Tabernas Film