<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

El Fiscal promueve la querella contra el alcalde de Albox por denegar información a la oposición

El Ministerio Público ha estimado la posibilidad de delito en la denuncia presentada por el PSOE local.


Conclusiones del decreto del fiscal.

ALMERÍA HOY / 05·03·2019

La Fiscalía de Huércal Overa acordó, según decreto suscrito el pasado 13 de febrero, “la interposición de denuncia penal” contra el alcalde de Albox, Francisco Torrecillas (Cilus) y el interventor municipal.

El objeto de la querella consiste en la “ausencia de información sobre las seis solicitudes cursadas a lo largo del año 2018 sobre una concreta petición”, aunque los socialistas habían interesado, además, otra denuncia por presunta prevaricación y malversación de caudales públicos contra el regidor.

La “petición” a que se refieren los ediles socialistas versa sobre diferentes aspectos relacionados con los trabajos de rehabilitación del Convento de la Caridad, precisamente inaugurado ayer como nueva sede del Ayuntamiento, tras haber sido bendecido por el Obispo de Almería en la mañana del pasado viernes.

El Grupo municipal de los socialistas albojenses mantiene sospechas sobre ciertas decisiones adoptadas en la ejecución del proyecto por el regidor que habrían llevado, supuestamente, a doblar la inversión inicialmente prevista de medio millón de euros.

Asimismo, el PSOE presume la comisión de irregularidades durante el trascurso de las obras por parte de Torrecillas, algunas de las cuales, como la presunta contratación de falsos autónomos, habría supuesto al Consistorio una multa de 7.949,66 euros.

Sin embargo, alcalde e interventor habrían eludido, según la denuncia, facilitar a los concejales socialistas la información solicitada al respecto, impidiendo, de ese modo, su “labor de control y fiscalización” como oposición.

Es por ello que el Ministerio Público ha elevado al Juzgado de Huércal Overa los hechos denunciados “al poder ser constitutivos de un delito contra los derechos cívicos previsto y penado en el artículo 542 del Código Penal”.