<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Medio Ambiente no contesta a las alegaciones de Podemos contra una macrourbanización en una “zona inundable” de Garrucha

El círculo de Vera presentó su recurso hace año y medio. Denunciaba que el informe medioambiental sancionara que el enclave “no presenta riesgo de inundación” cuando la realidad demuestra lo contrario.

Aspecto que presentaba el 28 de septiembre de 2012 la zona calificada por Medio Ambiente como "sin riesgo de inundación" en la que hay proyectada la construcción de 1.200 viviendas.

ALMERÍA HOY / 07·02·2019

El círculo de Podemos de Vera continúa sin recibir respuesta a las alegaciones que presentó en julio de 2017 contra el informe de Medio Ambiente que autorizaba la construcción de 1.200 viviendas en el Sector 2 de Garrucha. El recurso estaba firmado, además, por representantes de Ecologistas en Acción, el Observatorio Ciudadano Municipal de Vera y la plataforma ‘verde’ Cemera.

La inquietud entre los alegantes se ha multiplicado ante el inminente comienzo que temen de los trabajos, porque “ya cuenta con todas las bendiciones del Ayuntamiento de Garrucha”, según asegura José Antonio Ramos, portavoz de la agrupación morada veratense.

Podemos y el resto de asociaciones mostraban, de esa manera, su desacuerdo con el escrito de Medio Ambiente que asegura que “el emplazamiento investigado no presenta riesgo potencial de inundación, aunque resulta muy próximo a las zonas inundables”. Sin embargo, tanto los residentes cercanos al Sector como quienes transitan por allí seguramente recuerden cómo la zona se inunda cada vez que llueve y cómo permaneció anegada durante semanas tras la tristemente recordada riada de san Wenceslao.

Precisamente, en la primera de sus alegaciones, el Observatorio advierte a la administración autonómica de que “el mapa de peligrosidad por inundación que acompaña el estudio infravalora la amenaza de inundación y contradice la realidad de lo ocurrido en las inundaciones de 28 de septiembre de 2012”. Más aún, estos ciudadanos de Vera tachan el mapa que adjunta el informe de Medio Ambiente de “erróneo, incompleto e impreciso”, y acusan a los técnicos de la administración de no haber sabido “determinar las áreas de inundación” y de plasmar sobre el papel “trazados imposibles e incompatibles con el curso que de manera natural sigue el agua”.

Por otra parte, la asociación vecinal subraya que el estudio no explica “correctamente” que los terrenos del Sector 2 se corresponden “con la zona más problemática” de la llanura “a consecuencia de los desbordes del río Antas y la circulación de aguas de la Rambla de la Jara”. Lejos de ello, Medio Ambiente “se limita” a mencionar el Sector como “zona muy próxima” a terrenos inundables.

La segunda de las alegaciones abunda en el origen del problema. “El gran talud que envuelve al pueblo de Garrucha forma una especie de embudo que obliga la salida de la circulación de las aguas -tras discurrir la escorrentía por el Sector 2- por un único punto, por debajo de la carretera mediante dos ojos de puente”.

Como consecuencia de todo ello, el estudio del Observatorio aduce que las aguas se dirigen hacia la playa por el único espacio que le queda, la rambla de las Marinas, muy mermada por las urbanizaciones de Las Garzas, Torrelaguna, Las Marinas y Vera Coast. Esto “obliga” al torrente a discurrir por las avenidas Núñez de Balboa y Juan Sebastián Elcano, donde el agua “superó en 2012 los 3,5 metros de altura”, convirtiendo a ambas calles en “ramblas improvisadas sin capacidad de evacuar”. En consecudencia las vías públicas acaban “anegadas durante días cuando acontece cualquier episodio de precipitación”.

ADVERTENCIA

En base a los razonamientos expuestos, Podemos advertía a la Consejería de que ante un episodio de lluvias abundantes y la subsiguiente circulación de aguas en cantidades similares a las registradas en 2012, la evacuación de las escorrentías en el Sector 2 de Garrucha sería imposible. Lo impedirían las aguas embalsadas al otro lado de la carretera, ya término de Vera, las cuales “cegarían la única salida por la rambla de Las Marinas y Pueblo Laguna”, donde el episodio de gota fría de 2012 se saldó con dos muertes, miles de evacuaciones y daños en viviendas, enseres y coches valorados en muchas decenas de millones de euros.

Pese a todo es posible evitar que se repitan los hechos acometiendo una larga serie de actuaciones que la asociación enumera y entre las que destacan la construcción de muros de defensa, la ampliación de los vanos de los puentes y nuevas obras de encauzamiento y canalización de las ramblas que discurren en los tramos urbanos.

En lo tocante al río Antas, proponen su encauzamiento y el levantamiento de dos muros más de defensa en ambos márgenes que protejan las urbanizaciones veratenses de Pueblo Laguna y Puerto Rey.