<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

Un artículo de 'La Vanguardia' también vincula inmigración y racismo con el ascenso de Vox en el Poniente almeriense




ALMERÍA HOY / 16·12·2018

Tras los resultados electorales de Vox en suelo almeriense, periódicos como 'El País' se inventó que en El Ejido no hay librerías, mientras 'El Mundo' calificaba a Níjar como «Calais español», todo para tratar de explicar el auge de la formación de derechas en nuestra provincia. Dicen que no hay dos sin tres, y ahora 'La Vanguardia' —con más decoro que 'El País' y 'El Mundo', dicho sea de paso— se centra en ese 'milagro' que supone el desarrollo del Poniente almeriense con un artículo titulado "La NASA descubre un mar de plástico español donde antes sólo se veía verde".

En ese texto, firmado por Alexis Rodríguez-Rata y publicado este sábado, el diario catalán hace un repaso por el «cambio radical» experimentado en esta comarca almeriense gracias al desarrollo de la agricultura intensiva bajo plástico.

«Entre el pasado y el presente, vemos y no reconocemos —se explica en el artículo de 'La Vanguardia'— el crecimiento de localidades como El Ejido o Roquetas de Mar, ambas en el campo de Dalías. Pero, tal y como se ha relatado en multitud de reportajes y documentales, el éxito presente no sería posible sin una primera casualidad: agricultores de la zona pusieron sobre cepas sin fruta plásticos para cortar el viento que azota esta tierra mediterránea. Sin embargo, en seguida vieron que la protección y el calor que acumulaba en su interior ayudaban a anticipar las cosechas, a que tuvieran mayor rendimiento y a mejorar su calidad».

Hasta ahí, todo normal. El problema para algunos llega con este párrafo: «Pero tras la ilusión a veces llega la desilusión, y tras el boom, la crisis, y hoy el campo de Dalías cuenta con un problema que se veía venir como en otras partes de economía similar: la sobreexplotación de los recursos, y de los yacimientos acuíferos en particular. Además no han faltado los disturbios, en ocasiones con un trasfondo racista, como consecuencia de la gran presencia de mano de obra inmigrante (y no parece que sea casual que precisamente El Ejido destaque como la única localidad andaluza donde, tras las últimas elecciones autonómicas, ganó el partido de extrema derecha Vox)».