<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

El Gobierno de España vuelve a «humillar» a los regantes del Levante




ALMERÍA HOY / 05·12·2018

Regantes del Levante almeriense han vuelto bastante cabreados de Madrid después de que hayan mantenido este lunes una reunión en la capital con representantes del Gobierno de España encabezado por Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente; un encuentro que se organizó tras las llamadas realizadas por la presidente de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, al presidente Pedro Sánchez, así como las gestiones del consejero de Agricultura, el almeriense Rodrigo Sánchez,ante su homóloga, la ministra Teresa Ribera, ante malestar regantes de Levante por el anuncio de trasvase cero desde el Tajo al Segura.

El resultado de aquella reunión, según los propios regantes, ha sido «desilusionante y preocupante». Y es que como consecuencia de aquellas llamadas, Morán les citó en Madrid a regantes del Sindicato de Comunidades de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS)

Allí, supieron de las intenciones Gobierno español endurecer condiciones para aprobar el trasvase hacia el Levante. La decisión que se ha tomado de elevar el nivel mínimo de agua embalsada en los pantanos de Entrepeñas y Buendía para poder realizar una transferencia de agua (actualmente 400 hc3 que se ampliarán hasta los 600) y la subida del nivel ecológico del río Tajo desde los seis metros cúbicos por segundo hasta los 10 m3/s, después de que en noviembre no se aprobara transferencia de 20 hcm3 con la «peregrina» excusa de una avería en Cartagena —castigando así, en caso de verdad, que no lo es, al 85% restante de regantes afectados—.

El anuncio de trasvase de 38 hc3 en diciembre, que ha comenzado a un ritmo de dos hectómetros cúbicos diarios, podría quedarse en sólo 25 hectómetros, puesto que los citados embalses cuentan actualmente con 625 hc3, sólo 25 por encima del umbral mínimo de transferencia que piensa fijar el Gobierno. Esto ha sido interpretado por los regantes como una «humillación» más del ejecutivo de Pedro Sánchez, y anuncian que van a a impulsar un frente común con los gobiernos autonómicos valenciano, murciano y andaluz, así como con alcaldes de las comarcas afectadas.

«Desilusionante y preocupante reunión en el Ministerio. Amén de no dar explicaciones claras respecto de la decisión de Trasvase cero para noviembre, se ha reiterado que podrá repetirse similar decisión siempre que estemos en nivel tres. Al mismo tiempo se confirma que habrá restoque, por definir, de los caudales circulantes, en la planificación hidrológica del Tajo. Preocupación, mucha preocupación en él seno de la Delegación del SCRATS. Respecto de las batimetrías y como conclusión ante las excusas peregrinas del Presidente de la CHT, se ha actuado a raíz de la afirmación del SCRATS de analizar posibles acciones legales contra el responsable de su no aplicación», trasladan desde el sindicato.


Desaladora del Bajo Almanzora

Además, los regantes almerienses preguntaron al Ejecutivo por la desaladora del Bajo Almanzora, inutilidada desde 2012 después de que la destrozara una avenida de agua, y la segunda fase de la de Torrevieja (Alicante), pero no obtuvieron respuesta. Asimismo, los regantes se interesaron por las conducciones para que el agua desalada llegue a todos los regantes. Así Fernando Rubio, presidente de la Junta Central de Usuarios del Valle del Almanzora, preguntó por la puesta en marcha del precio único para el agua desalada de 30 céntimos el metro cúbico, como se ha aprobado recientemente en el Senado. El secretario de Estado no respondió, pero una de sus asesoras comentó varias veces «eso es ilegal».

Cuanto Hugo Morán dio por terminado el encuentro, Rubio se dirigió a él para recriminarle que no le hubiera contestado, a lo que Morán se palpó los bolsillos diciendo que no llevaba dinero encima.