<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

«El futuro de la agricultura está en poner la investigación a pie de parcela»

Antonio Mena, Jefe del Servicio de Promoción Rural




ALMERÍA HOY / 14·12·2018

La Consejería de Agricultura anima a los agricultores a presentar sus proyectos de modernización de las explotaciones en las Oficinas Comarcales Agrarias “porque siempre encontramos cómo encajarlo en alguna línea de ayudas” que pueden alcanzar hasta el 90% del presupuesto del proyecto.

“Sabemos cómo sacar el máximo rendimiento a las ideas”, afirma con rotundidad el Jefe del Servicio de Promoción Rural de la Delegación de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en Almería, Antonio Mena. “Por eso enfatizo la importancia de acudir a la administración con cualquier proyecto innovador. Siempre encontramos algún encaje en las líneas de ayudas”, subraya.

Y no es despreciable la manera en que la Administración andaluza colabora en la modernización de las explotaciones agrícolas.

“El límite está en 200.000 euros por cada explotación en caso de construcción de invernaderos y 120.000 para el resto de actuaciones y el porcentaje mínimo con el que participa la Consejería es el 50%. Pero si el solicitante es un joven agricultor, le añadimos un 20% más, y si su parcela está en una zona calificada como de especial dificultad, sumaría otro 20%. Es decir, podemos cubrir hasta el 90%”. “A todo esto –prosigue- se pueden sumar las líneas de trabajo que llevan a cabo los distintos Grupos de Desarrollo Rural. Algunos proponen ayudas para la gestión de los restos vegetales o el tratamiento con estiércol de origen animal”.

“Las subvenciones para la modernización son constantes. Nosotros trasladamos al agricultor que, cuando tenga un proyecto o una idea para mejorar su explotación, se dirija a la Oficina Comarcal Agraria que le corresponda y lo presente. Los técnicos le informarán y ayudarán en la tramitación de la ayuda porque el eje prioritario de la Consejería es precisamente apoyar los proyectos de modernización porque el futuro está ahí. Es la implantación efectiva de la innovación, es decir, la investigación a pie de parcela”.

Esta manera de actuar ha conseguido que el campo almeriense, en palabras del Jefe del Servicio de Promoción Rural, “sea ejemplo de modernización e innovación en temas de agua, riego, mecanización de los procesos productivos, estructuras... Está en una constante innovación”.

En ese sentido, Mena observa que “fue fundamental la implantación del riego por goteo, una revolución absoluta en cuanto a la gestión hídrica de las explotaciones por la economía y eficiencia que aportó al uso del agua. El 75% del regadío almeriense lo utiliza, frente al 40% del resto de Andalucía y España. Eso supuso, al mismo tiempo, un aumento considerable de la productividad y un ahorro extraordinario de un recurso que aquí es escaso y caro. Ellos han aprendido a optimizar su uso de la manera más eficaz que se conoce”.

Y de ahí a “las últimas novedades que se están implantando, como los sistemas de telecontrol del riego parcela por parcela, con contadores que registran el consumo real de cada una. Eso permite la detección inmediata de cualquier problema en cuanto a averías o a su uso por parte de personas no autorizadas. Además, proporciona información constante sobre el consumo. Las comunidades de regantes del Levante están tan avanzadas en este tipo de gestión que algunas de ellas participan en numerosos foros sobre el uso adecuado del agua en la agricultura” explica el responsable de Promoción Rural en Almería.

“Aquí hablamos de un 75% de riego localizado –asegura-, porcentaje muy superior al resto de Españadonde se siguen usando sistema mucho menos eficientes. Quizás la escasez ha obligado a los agricultores almerienses a cuidar cada gota como un tesoro y no paran de innovar para ahorrar cada vez más. De hecho, en la convocatoria que tenemos ahora mismo abierta, son varias las comunidades de regantes de la zona que siguen apostando por estos sistemas, que garantizan que haya recursos suficientes para todos durante todo el año”.

“Ahora –revela-, desde el móvil o la pantalla del ordenador, los gestores de cada comunidad de regantes controlan en tiempo real lo que sucede con el agua en varios miles de hectáreas y pueden abrir o cerrar cualquier riego. Son sistemas costosos de implementar, pero extraordinariamente rentables”.

“Pero además, el Levante almeriense, junto al Poniente y Níjar, son la avanzadilla en la reducción de la factura energética, que es el principal coste que tiene hoy día cualquier comunidad de regantes por los bombeos y traslados de aguas. En ese sentido, los agricultores están desarrollando proyectos de energías renovables solar o eólica”.