El PP de Huércal apunta a GRINP y VHA por las facturas denunciadas ante Fiscalía




ALMERÍA HOY / 22·11·2018

Ante las acusaciones formuladas desde el equipo de gobierno de Huércal de Almería, dirigido por la socialista Ángeles Castillo, contra el exalcalde Ismael Torres (PP), el Partido Popular ha remitido un comunicado que reproducimos íntegramente:

«El pasado lunes 19 de noviembre se celebró el Pleno al que el actual equipo de gobierno liderado por el PSOE llevó una cantidad mínima de facturas pendientes que ascienden a un valor total de 100.000 euros. Todas se podían justificar y levantar sin ningún problema.

Se habla de 2.000 facturas por un total de 1.400.000 euros: o no están listas para pagar porque siguen en el despacho del interventor o se está retrasando su pago deliberadamente, según los representantes del PP huercalense.

El Grupo Popular de Huércal, liderado por el que fuera alcalde hasta hace escasas semanas, Ismael Torres, solicitó antes de su marcha del Ayuntamiento provocada por la moción de censura que se registró por parte de toda la oposición a excepción de Cs, un arqueo de caja, facturas pendientes, estado de ejecución de presupuesto y periodo medio de pago donde se puede comprobar el dinero que quedaba en el presupuesto municipal. Todo ello a fecha 17 de octubre. Tal y como se viene afirmando, el partido vuelve a insistir en que el dinero está listo y retenido para pagar todas las facturas pendientes.

En el colmo del delirio de la situación, el PSOE, GRINP y VHA han llegado a decir que esa documentación era falsa, llegando con esa afirmación a poner en tela de juicio los informes oficiales emitidos por parte de Tesorería e Intervención del Ayuntamiento.


Un Pleno medido al milímetro con el Interventor de vacaciones

Desde el Grupo Popular de Huércal de Almería manifiestan la certeza de que la situación provocada en el pleno ha sido urdida sin dejar detalle al azar. Para empezar, se convocó el pleno justo cuando el Interventor que ha formulado los informes técnicos ha tomado vacaciones, no asistiendo a las comisiones informativas (siendo obligatorio por ley), por lo que no se pudo debatir con él los argumentos que los populares consideraron erróneos, no pudiendo aclarar las dudas suscitadas.

A pesar de todas estas dificultades, el PP huercalense se mostró dispuesto a votar con la intención de que se abonen las facturas, y quiso que también votaran a favor sus antiguos socios de gobierno y miembros del actual tras dar soporte a la moción de censura que ha aupado al PSOE a la alcaldía, al menos en las facturas que corresponden a actividades emprendidas y encargadas por ellos. A dicha petición la respuesta fue que al día siguiente llevarán el asunto a Fiscalía por lo que no encuentran sentido a votar.

Ante tal situación de trampeo y surrealismo, el grupo Popular decidió, en señal de protesta y como muestra de su indignación ante tamaña encerrona, abandonar el pleno y no formar parte de una situación de farsa que solo lleva a engaño a los ciudadanos de Huércal.


Ambiente crispado repleto de insultos y ataques personales

A la tensión propia de tener que asistir a semejante trampa, se sumó el ambiente irrespirable que había en el salón de plenos. Con mayoría de vecinos convocados por el PSOE, el pleno se desarrollaba a duras penas entre los insultos e increpaciones por parte de estos asistentes.

A la petición del turno de réplica por alusiones, la respuesta fue negativa. Ante esta cadena de despropósitos, irregularidades y la indefensión que padecieron, los miembros del Partido Popular huercalense decidieron por unanimidad abandonar la sesión para no seguir formando parte de esa antidemocrática sesión».