<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

La primera victoria de la temporada llega en Copa y en casa del líder




ALMERÍA HOY / 12·09·2018

El Almería logró en La Rosaleda un triunfo de prestigio porque fue a domicilio ante todo un Málaga CF; porque ha sido el primero de la temporada, porque le ha servido para meterse en la segunda ronda de la Copa del Rey al jugarse las eliminatorias, ahora, a partido único, y porque lo hizo con remontada, jugando al fútbol y poniendo la máxima intensidad y agresividad.

Los rojiblancos se vaciaron por completo en el campo y realizaron un gran trabajo compitiendo a un gran nivel. Jugadores no habituales en la Liga, se reivindicaron, como Iván Martos, del filial; Sekou, que marcó y fue clave con su aportación en ataque; Yan Eteki, que dio fortaleza a la medular; Chema, que ofreció criterio y fútbol… y así con todos los que actuaron.

Fran Fernández, entrenador del Almería, puso en liza un once con mayoría de jugadores que menos minutos han tenido en la Liga hasta el momento, y con los dos futbolistas que convocó del filial, caso del lateral zurdo Iván Martos y del extremo derecho Lin. Una formación que, en cualquier caso, ofrecía garantías para plantar cara al Málaga CF, líder de la Liga 1|2|3.

Y así fue porque si en los primeros cuarenta y cinco minutos se sucedieron las alternativas, sin tener el encuentro un equipo que fuera superior a su rival, los rojiblancos fueron creciendo a medida que avanzaban los minutos y por momentos llegaron a tener contra las cuerdas a los malagueño a base de una buena presión y de un ataque incisivo por la izquierda.

En defensa el conjunto almeriense supo mantener a raya a su adversario, al que apenas le permitió generar peligro; en la medular Yan Eteki daba mucha consistencia, y en ataque las principales bazas eran Iván Martos, muy completo en el aspecto defensivo y ofensivo, y Narváez, que eran el tándem de la banda zurda, sin olvidar las iniciativas y el criterio que ofrecía Chema.

En el minuto 27 el Almería protagonizó la ocasión más clara de gol… la única que hubo en este primer tiempo. Iván Martos robó un balón, se internó por el centro y desde la frontal del área lanzó un potente disparo que se estrelló en la escuadra de la portería. Cuando parecía que se iba a llegar al descanso con 0-0, el Málaga se adelantaba en el marcador por medio de un inexistente penalti. Era el minuto 45 cuando Hicham, ante la entrada de Trujillo, de tiraba al césped y el árbitro “picaba”. Héctor transformó desde los once metros (1-0).

El Almería apretó en el segundo tiempo en busca del empate, y en el minuto 58 protagonismo de nuevo de Iván Martos con un “obús” desde lejos que detuvo en dos tiempos el metal local. Nuestros representantes lo intentaban una y otra vez, pero el Málaga CF no le permitía tener continuidad en su juego con continuas faltas. En el minuto 60, Sekou sustituía a Pablo Caballero.

… Y Sekou, en el 65, empataba por medio de un penalti cometido sobre él cuando se disponía a rematar tras un rechace del portero a un disparo de Chema tras una gran acción de éste. Poco después, en el 67, Narváez, que se estaba mostrando muy activo, se retiraba lesionado y entraba en su posición Luis Rioja.

El Almería, intenso y sobrio, mandaba; de hecho superaba al Málaga CF en casi todas las facetas del juego. Defendía bien y atacaba con verticalidad, velocidad y criterio. Como consecuencia de ello ponía el 1-2 en el marcador en el minuto 77. Chema lanzó una falta directa, rechazó el meta malagueño; Luis Rioja se hizo con el balón y asistió a Adri Montoro, que dentro del área remataba al fondo de las mallas. Los de Fran Fernández le daban la vuelta al encuentro a base de fe y un excelente trabajo. Lejos de especular, buscó el tercer tanto, con buen fútbol. El árbitro prolongó el partido cinco minutos, y ahí también el Almería fue inteligente porque prácticamente no se jugó nada.