Pte. del Colegio de Médicos: «Ojalá hubiera cien Amancios Ortega. Benditos sean él y su madre»

Francisco Martínez Amo: «Estamos surtiendo a Europa de médicos maravillosos, muchos de los cuales luego no regresan jamás»




ALMERÍA HOY / 01·08·2018

Francisco Martínez Amo, que accedió a la presidencia del Colegio de Médicos de Almería en 2009, iniciaba su tercer mandato el pasado verano tras saber mantener la confianza de sus colegas de profesión. Especialista en Otorrinolaringología, ha ocupado también el cargo de vicepresidente del Colegio durante la última etapa de su antecesor, Dr. Ortega Viñolo. El doctor Martínez Amo nos habla de listas de espera, precariedad, el Materno-Infantil o la donación de Amancio Ortega a Torrecárdenas, entre otros asuntos. Por cierto, entre esos 'otros' asuntos deberíamos incluir su respuesta sobre la dichosa facultad de Medicina en la capital almeriense, aunque éste será un tema que, por su especial interés local, tocaremos más adelante.


Si escuchamos a sindicatos de médicos, enfermeros, o las secciones de salud de CC.OO, UGT, CSIF, etc. la sanidad pública almeriense, sobre todo con la llegada de cada verano, es un servicio, cuando menos, deficiente. ¿Qué opina usted?

-La crítica es generalizada. Nuestro sistema público de salud está algo en precario porque la financiación que tenemos en Andalucía es, por ejemplo, las dos terceras partes del País Vasco. Es decir, allí es aproximadamente 1.550 euros por persona y año lo que el Gobierno vasco le da a sus provincias, y aquí el Gobierno andaluz le da a la Consejería de Salud mil euros. ¿Qué pasa? Que, generalmente, esa carencia se nota mucho en el capítulo uno, es decir, en sueldos de los sanitarios. Y por eso los profesionales se van. Se dice que faltan médicos en el SAS, y yo digo "hombre, y menos que va a haber". Y claro, al ofrecer un peor servicio, probablemente también aumentarán las agresiones a sanitarios. Y ya no hablamos sólo de problemas económicos, también de dignidad: cuando hay agresiones, que muchas no se publican porque son insultos, algo que ocurre a diario, al final hay precariedad, y hemos pasado de un sistema de medicina de excelencia a un sistema de subsistencia, y espero que en el futuro se solucione mejorando la financiación a la Consejería de Salud. Y claro, todo esto, en verano, se agudiza porque no solamente hay vacaciones del personal sanitario, también en la costa se duplican e incluso triplican las poblaciones. Es un problema crónico que viene de lejos.

Hemos pasado de un sistema de medicina de excelencia a un sistema de subsistencia, y espero que en el futuro se solucione mejorando la financiación a la Consejería de Salud


Lo que parece evidente es que cada verano se cierran quirófanos y camas hospitalarias en una provincia que duplica población en esa época. ¿Le parece lógico?

-Sí. El cierre de quirófanos tiene su explicación en el sentido de las intervenciones -se realizan muchas menos en verano-. Otra cosa es, claro, los servicios de urgencia, ambulatorios, etc. Si tienes un seguro de coche, un perito no te puede ver el boyo a los seis meses, tiene que haber un poco más de premura. En cuanto a si es lógico o no, no lo es. No es de sentido común, porque tendría que haber todo lo contrario: más refuerzos de los que hay.


Ha hablado de pasada de malos sueldos de los profesionales sanitarios. ¿Por eso cuesta tanto encontrar especialistas en la provincia de Almería?

-Parece que sí. Pero el problema de los médicos en toda España es el siguiente: supongamos que salen mil médicos cada año, y esos médicos no tienen todavía el título de especialista. En el sistema nacional de salud, y en Andalucía ocurre también, las plazas que salían para hacer el MIR eran unos médicos que no pueden acceder a la especialidad. Es decir; no se sacan las plazas MIR que corresponden a las plazas de los médicos que acaban en las facultades de Medicina. Queda ahí un grupo de médicos, una bolsa de paro, que si pueden se van al extranjero a hacer el MIR, el que pueda, y el que no pueda se queda aquí como carne de cañón para que lo contrate la medicina pública, o la privada, de una forma precaria. Y eso es una aberración. Y ante ese problema, ni tirando de todos esos médicos se cubriría todo. Pero es que esos médicos, teóricamente, no pueden ejercer, porque para poder hacerlo, a parte de estar colegiados, hace falta tener seguro de responsabilidad civil. ¿Qué compañía de seguros va a asegurar a una persona que realmente no está titulada para ejercer la Medicina? Es una aberración absoluta, y por eso faltan médicos. Faltan porque, entre comillas, los echan. Si un hospital de Lorca (Murcia), que está al lado de Huércal-Overa, le paga mil euros más al mes al médico, pues el médico que llega al Hospital de La Inmaculada, en cuanto se entera de eso, se va. El dinero, por supuesto, no es lo más importante, pero después de una carrera difícil y larga, con medias de notas altísimas, luego resulta que estás económicamente maltratado... Estamos surtiendo a Europa de médicos maravillosos, muchos de los cuales luego no regresan jamás. Eso es un dispendio, un lujo que no podemos permitirnos. Por eso, cuando se habla de hacer facultades, en España son 45 facultades, y en Alemania, con el doble de habitantes, tienen 35. En Francia tienen 31. Estamos 'fabricando' más médicos que ellos, y al final muchos terminan trabajando para ellos. Son cosas ilógicas.

Si un hospital de Lorca (Murcia), que está al lado de Huércal-Overa, le paga mil euros más al mes al médico, pues el médico que llega al Hospital de La Inmaculada, en cuanto se entera de eso, se va


En el hospital de Poniente llevan casi un año para contratar a un oncólogo sin que nadie se haya interesado en la oferta laboral. ¿Esto se explicaría por lo que dice de la precariedad que hay en el SAS?

-Claro. Mire usted; cuando un presupuesto es un tercio inferior al de otras comunidades autónomas, y soy de los que piensa que debería estar todo unificado, hay daños colaterales. Uno de ellos es eso: los tienen que cazar a lazo, y al que 'cazan', en cuanto se huele la tostada, al poco se larga.


Hablando de oncología, parece que por fin se va a poner a punto el acelerador lineal donado por Amancio Ortega. ¿Qué le parece? ¿Por que se tarda tanto en ponerlo a funcionar?

-No lo sé; eso hay que preguntárselo al delegado de Salud y al gerente del hospital. Ahora, mi opinión ya podrá imaginarse; ojalá hubiera cien Amancios Ortega que se dedicaran a eso. Además, hay un dicho muy viejo que es ese de "a caballo regalado no se le mira el diente". Eso es maravilloso. Podría haberlo hecho en otra cosa. ¿Sabe usted la de vidas que se salvan con esa máquina? Benditos sean Amancio Ortega y su madre.


Retomando el tema de la falta de plazas MIR, ¿de quién es responsabilidad?

-Es curioso, porque se ha dicho muchas veces desde la Consejería de Salud que era problema del Gobierno central. Ahora, con el cambio de signo político, no se dirá. Pero está demostrado que las plazas que este año han llegado a Andalucía, luego, por problemas económicos, no han podido sacarlas. La Consejería tiene que luchar para que le den lo mismo que a los vascos.

Las listas de espera las veo una aberración, estén donde estén. Si comparamos con un coche, no se puede llegar con un golpe que provoca que el vehículo no funcione, y te diga el perito que ya lo verá en noviembre


Listas de espera. ¿Es verdad eso de que Almería es una de las provincias con más días de espera?

-Por lo visto, sí. En general, yo las listas de espera las veo una aberración, estén donde estén. Si comparamos con un coche, no se puede llegar con un golpe que provoca que el vehículo no funcione, y te diga el perito que ya lo verá en noviembre. Es de sentido común.


En cuanto al Materno-Infantil, parece que por fin van terminándose las obras. Desde el Sindicato Médico muestran sus dudas sobre cómo se va a dotar ese hospital, es decir, vienen a señalar su temor porque se produzca una 'fusión hospitalaria' con Torrecárdenas en lugar de contratar nuevos profesionales...

-Como decía aquel, lo que va a pasar no se puede saber porque estamos hablando de futuro. Son tantos los factores que pueden influir en algo así... Lo que está claro es que el Materno-infantil va a ser una realidad, y una realidad positiva. Luego ya cómo se haga, lo sabrán, si es que lo saben, los que realmente tienen la responsabilidad de llevar esto. Como digo, el futuro nunca se sabe: hay cambios de gobierno, de criterios...Un hospital cuesta hacerlo lo que vale mantenerlo durante un año, para que se vea lo costoso de ese mantenimiento. Ese hospital se va a hacer, tarde, pero se hará. Yo soy optimista. Estuve en el acto de colocación de la primera piedra; esa piedra estuvo sola mucho tiempo, y ahora que está la obra avanzada, yo estoy encantado. Lo que pase después, no lo sé.