<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

La UDA sigue gafada fuera de casa

Cayó en Oviedo por 2-1, si bien tuvo claras opciones de puntuar


Imagen: laliga.es

ALMERÍA HOY/ 22·01·2018

El Almería no mereció venirse de vacío de su partido de esta jornada frente al Oviedo en el Carlos Tartiere; el fútbol fue injusto con los rojiblancos que se adelantaron en el marcador en el segundo tiempo con un gol de Fidel, pero los asturianos, en prácticamente diez minutos, le dieron la vuelta al resultado, con un segundo gol de rebote. El conjunto almeriense acabó poniendo cerco a la meta rival y en 82 pudo haber un penalti a favor de nuestros representantes. A falta de completarse la jornada, todo sigue igual en la clasificación y el descenso sigue a cinco puntos.

Lucas Alcaraz puso en liza un once semejante al de la jornada anterior, que tan buen partido hizo frente al Nástic; con el único cambio de la entrada de Marco Motta, tras cumplir sanción, por el canterano Navas. Y como en aquella ocasión, el Almería brilló ante uno de los equipos que más en forma está en la Liga 1|2|3, el Real Oviedo, que llevaba siete jornadas invicto estando intratable en su estadio.

Los rojiblancos dieron la cara en el Carlos Tartiere y como pedía Lucas Alcaraz en las vísperas, estuvo ordenado y disciplinado sin balón, y con criterio cuando lo tenía. El Almería lejos de echarse atrás y buscar la contra, como norma general, mandó, dispuso de mayor posesión y mantuvo a raya en todo momento a los asturianos, a los que presionaban en la salida de balón para obligarles a jugar en largo.

El conjunto almeriense se mostraba sobrio e intenso en todas sus acciones, aunque le faltó acierto arriba; tener mayor mordiente para finalizar las jugadas. En el minuto 16 los rojiblancos montaron un rápido contragolpe con Fidel, Mandi e Hicham, que disparó fuera. Respondió el Oviedo en el 18, pero René estuvo muy seguro ante el remate de Aarón.

Los minutos pasaban y el Almería seguía fuerte, bien posicionado y teniendo largas posesiones en las que circulaba bien la pelota, mirando siempre la portería contraria, aunque como decíamos, sin “instinto matador” arriba. En el minuto 38 el Oviedo volvió a dar un susto a balón parado, una de sus principales armas, pero el remate de Linares se fue fuera.

Con 0-0 y un buen Almería ante el poderoso Real Oviedo, y en el Carlos Tartiere, se llegaba al descanso.

El segundo tiempo tuvo un arranque de alto ritmo, con alternativas y muy disputado. En ese intercambio de golpes, los rojiblancos lograron adelantarse en el marcador en el minuto 53 por medio de Fidel, que remataba en el segundo palo un centro de Pozo, que había protagonizado una brillante acción por la banda izquierda.

El Oviedo movió el banquillo en busca de la remontada y puso en liza a otro delantero, Toche, que en el 60 empataba tras un centro de Saúl Berjón. El balón se paseó por la portería pasando entre René y varios defensores antes del remate final. El tanto espoleó a los locales que con el apoyo de quince mil seguidores puso cerco a la portería del Almería, sin que éste pudiera frenar las acometidas asturianas. Así, en el 71, Saúl Berjón disparó dentro del área, la pelota pegó en el palo y seguidamente en René y se fue al fondo de las mallas. Jugada, sin duda de mala suerte.

El Almería no se vino abajo, Lucas Alcaraz hizo cambios, entre ellos el de Caballero que reaparecía después de algo más de dos meses. El equipo le puso casta, Pozo asumió la iniciativa y los rojiblancos tuvieron llegadas. En el 81 el malagueño abrió para Gaspar, éste centro y cuando Hicham se disponía a rematar, un defensor mandó a córner.

En el 82 Pozo lanzó desde el borde del área y el balón dio en la mano de un jugador del Real Oviedo. Nuestros representantes reclamaron la pena máxima, pero el colegiado no quiso ver nada. Jugada para la polémica. El Almería lo siguió intentando, si bien su rival supo “matar” la confrontación con continuas pérdidas de tiempo.