<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

«Cabreo» por los torreones de Pescadería

Vecinos del barrio esperaban una respuesta por parte del Ayuntamiento en el pleno de este lunes




ALMERÍA HOY / 04·12·2017

En el pleno que el Ayuntamiento de Almería ha celebrado este lunes, entre los ruegos y preguntas, se encontraba la petición de la asociación vecinal 'La Chanca-Pescadería a mucha honra' para declarar la propiedad de los torreones del siglo X que hay repartidos por el barrio más antiguo de la ciudad, y que, a día de hoy, siguen sin dueño.

Sin embargo, el concejal de Cultura, Carlos Sánchez (PP) —a quien iba dirigido el escrito que los vecinos de La Chanca presentaron el 22 de noviembre para que fuese contestado en el pleno de este lunes— se ha limitado a trasladar que responderá por escrito. ¿Cuándo? No hay un plazo establecido.

Así las cosas, desde 'La Chanca-Pescadería a mucha honra' explican a ALMERÍA HOY que han salido del pleno «cabreados». «Es una vergüenza, están obligados a contestar», lamentan.


Torreones

A pesar de esa falta de interés de las administraciones públicas, en el barrio de Pescadería siguen en pie hasta siete torreones que pertenecían a la muralla que cercaba el arrabal a poniente de la Alcazaba. Fueron construidos con la técnica cordobesa de su califa omeya y fundador de la ciudad, Abderramán III, en el año 955, y reformado y ampliado por diferentes reyes árabes, como Jayram y Zuhair, con el fin de proteger la flota califal, clave de su desarrollo y esplendor comercial.

La última vez que una administración se manifestó sobre su actual titularidad, fue la Junta de Andalucía. Ocurrió el pasado mes de enero; la Delegación de Cultura en Almería aludía entonces al Real Decreto de 1855 (siglo XIX), reinando Isabel II, donde se indica que, tras dejar de ser Almería considerada plaza de armas fortificada, se derriban las murallas y se entregan al Ayuntamiento de Almería los restos de demolición, donde estarían incluidos, supuestamente, estos torreones. Pero el Ayuntamiento —y no sólo el equipo de Gobierno— encuentra esta argumentación «ridícula».