<-- ANUNCIO VW VOLKSWAGEN ANULADO A VENCIMIENTO -->

¿Cuánto tarda un paciente en ser atendido en Almería?

La marea blanca y FACUA presentan una campaña para fomentar las reclamaciones por escrito en hospitales y ambulatorios




ALMERÍA HOY / 30·11·2017

La 'marea blanca' y FACUA-Almería han iniciado una campaña conjunta para denunciar las listas de espera en el Sistema Sanitario Público Andaluz (SAS), y en concreto, para pedir a la sociedad almeriense que «reclame por escrito» en centros hospitalarios y de salud, ya que, de otro modo, «la administración se piensa que todo está correctamente».

Así lo ha indicado a ALMERÍA HOY la presidenta provincial de FACUA, Isabel Haro, subrayando la existencia de «muchas reclamaciones verbales, pero casi ninguna escrita». «Así no se puede cambiar una administración pública, porque si no hay constancia por escrito se piensa que todo está funcionando correctamente», remarca. De hecho, al preguntarle por el número de reclamaciones presentadas en lo que va de año, admite que «son muy pocas». «La gente no reclama o reclama muy poco. Hay cierto miedo a represalias si hacen reclamación por escrito», lamenta.

Los dos colectivos señalan que la mayoría de esas reclamaciones verbales tienen que ver con los tiempos de espera de los pacientes para poder operarse, pero también para ser derivado del médico de cabecera al especialista.


Listas de espera

Según la Junta de Andalucía, con datos actualizados a 30 de junio de 2017, la provincia tiene una de las tasas más bajas de pacientes en lista de espera quirúrgica, con 7,42 pacientes por cada 1.000 tarjetas sanitarias, frente a las 13,65 de la media nacional. Claro que las colas crecen en invierno, cuando se disparan las consultas de atención primaria y urgencias.

Además, conviene recordar que ni los propios médicos terminan de creerse los datos oficiales del Gobierno andaluz, algo que la gerente del SAS, la almeriense Francisca Antón, atribuye a «leyendas urbanas» pese a que sindicatos y profesionales llevan años denunciando cómo se manipulan las esperas de los pacientes.

Facua, la marea blanca, el PP, CSIF... son varios y variados los colectivos, sindicatos y partidos que denuncian las «eternas» listas que padecen los almerienses. La propia marea blanca criticaba duramente, en enero de este año, esperas de hasta seis horas en la sala de Urgencias del Hospital Torrecárdenas, subrayando que para una consulta en Neurocirugía se esperaba más de seis meses, y para una revisión en la consulta de Cardiología la espera era de 14 meses. Nada menos.

Por su parte, desde el PP señalaban el pasado mes de marzo «los 7.049 almerienses en lista de espera para una intervención quirúrgica y los 17.824 que están en lista de espera para una primera consulta con el especialista, así como los 1.768 pacientes que aguardan una prueba diagnóstica».


Plan de Alta Frecuentación


Asimismo, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) vuelve a activar a partir del 1 de diciembre el Plan de Alta Frecuentación en sus centros sanitarios para abordar de manera coordinada los incrementos habituales de la demanda asistencial urgente durante los meses de invierno.

En esta estación y especialmente en los periodos de mayor descenso de temperaturas coincidiendo con la epidemia de gripe, se produce un incremento de la demanda asistencial, con aumento de la frecuentación en los servicios de urgencias, tanto de atención primaria como de atención hospitalaria. Fundamentalmente, las personas que más acuden a los puntos de urgencias son pacientes mayores aquejados por diferentes patologías crónicas (bronconeumopatías, insuficiencia cardíaca, diabetes, cardiopatía isquémica) y, en general, pacientes pluripatológicos cuyas enfermedades de base se descompensan con el frío y los virus circulantes.

El Plan de Alta Frecuentación contempla la monitorización diaria de la afluencia de pacientes a las urgencias de atención primaria y hospitalaria de modo que puedan tomarse las medidas necesarias para atender al incremento de la demanda. Los sistemas de información permiten conocer, en varios momentos del día, el número de personas atendidas y, en el caso de los hospitales, los pacientes ingresados y la fluctuación de la demanda en relación con el mismo día de la semana del año anterior.

La directora gerente del SAS, Francisca Antón ha explicado que «los centros sanitarios públicos están preparados para atender el incremento de la demanda en Urgencias, si bien, hay que incidir en que no se puede conocer con exactitud en qué día exacto o centro concreto se va a producir un incremento exponencial del número de pacientes». En cualquier caso, tal y como ha reiterado Antón, «con las medidas or-ganizativas, de gestión y de aumento de recursos previstas en el Plan, todos los pa-cientes serán atendidos en el menor tiempo posible, la atención sanitaria está garantizada y los profesionales están preparados para afrontar esta situación». Además, el sistema de triaje permite priorizar la atención a los pacientes en función de la gravedad de forma que, a pesar de haya un incremento del número de personas que acuden a las Urgencias, el sistema de triaje identifica y prioriza a los pacientes más graves.

En estos momentos, según los datos aportados al Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias por los diferentes servicios de urgencias de los centros sanitarios, la demanda de atención urgente «se mantiene en los parámetros normales». «Se viene registrando en estos días un ligero incremento en el número de hospitalizaciones de pacientes crónicos, si bien, no ha sido necesario a nivel general activar ninguna de las medidas de las fases 2 y 3 del Plan de Alta Frecuentación, aunque se mantiene alerta para su activación en caso de necesidad».